sábado, 29 de noviembre de 2014

Como actuar cuando sabes que te van a despedir

Ya no tienen en cuenta tus opiniones, se olvidan de convocarte a las reuniones y tu jefe te ignora cuando hablas. Hay ciertas señales inequívocas que te indican que ése dejará de ser tu lugar de trabajo en breve. Habla con el líder del equipo e intenta gestionar bien tu salida.

Llevas en el punto de mira de tu jefe mucho tiempo, pero hace días que se comporta contigo de una manera extraña. Más de lo habitual. Has observado movimientos de personas dentro de la organización. Tus compañeros murmuran y cuchichean a tus espaldas cada vez que te acercas a la máquina de vending a por un café. No quieres ponerte paranoico, pero temes que tus mayores miedos se hagan realidad. "¿Podría ser verdad? ¿Me despedirán en estos días?", piensas. Y te vienes abajo.
Esta sensación que te embarga genera un sentimiento poco menos que desagradable. Es importante, aconseja Marta Blasco, profesora del máster en Dirección de Recursos Humanos del Centro de Estudios Financieros (CEF) y de la Udima, que no te envenenes con pensamientos negativos porque lo único seguro que te pase es que te invada el miedo, "y ahí estás perdido porque te bloquearás y no verás ningún camino para seguir avanzando. Por tanto, lo primero que tienes que hacer es aprender a gestionar el miedo, retomar el control de la situación y empezar a definir qué acciones paliativas tienes que llevar a cabo para anticiparte y estar listo para lo que viene". Alianzas Si la decisión ya está tomada, y es firme, poco puedes hacer para cambiarla. Lo que sí puedes intentar, señala Juan Bueno, managing partner de R&H Talento y Personas, es "proteger tus intereses estableciendo determinadas alianzas con personas que te ayuden a conseguir algún beneficio extra en la negociación de salida. Aunque esto no es sencillo. Cuando hueles a despedido muchos de tus "amigos" te dan la espalda e incluso se postulan para ocupar tu puesto".

Confiar tus sospechas a tus compañeros puede provocar el efecto contagio y dejarte aislado
Aun así, no debes perder los papeles. Tienes que mantener la misma relación de siempre con ellos y no intentar confirmar tus sospechas con ninguno, por mucha confianza que hayas entablado. "Hacerlo puede crear mal ambiente en el equipo que va a repercutir de forma negativa en la productividad del departamento, lo que te convertiría en un empleado tóxico y constituiría otra razón para ser despedido", aconseja Genoveva Vera, psicóloga coach ejecutiva y experta en liderazgo. Si compartes tus sospechas con algún compañero, lo más probable es que se produzca un "miedo al contagio" y se alejen de ti.
Vera advierte de que es muy factible que pueda producirse una situación como esta, "lo que, además, repercutiría de forma grave sobre tu salud física y mental y podría desembocar en un estado depresivo con trastornos de ansiedad, dificultades para dormir, dolores de cabeza, trastornos gastrointestinales, etcétera". Para evitar males mayores, lo más maduro es hablar con el jefe. La charla En una buena relación líder-colaborador, el dramatismo sale por la ventana. Las situaciones inciertas, los rumores y los malos entendidos no deberían producirse porque, como apunta Blasco, "seguramente el jefe se reuniría periódicamente con sus empleados para darles feedback". Sin embargo, en muchas compañías la brecha entre responsable y trabajador es insalvable, y es entonces cuando el profesional que teme ser despedido debe armarse de valor y entrar en el despacho de quien decidirá su futuro.
Montse Ventosa, presidenta de Truthmark, cree que es completamente necesario hablar con el jefe para buscar una aclaración a lo que está pasando y preguntar qué es lo que le ha llevado a tomar esa decisión. "Los porqués son vitales para corregir el tiro en futuras ocasiones", apostilla Bueno.
Hablar con tu responsable puede exonerarte de cualquier llamada de atención en el caso de que te pillen buscando trabajo desde tu puesto. Algo, por otro lado, completamente lícito, sobre todo si tus sospechas se hacen realidad. "No hay nada malo en buscar otro trabajo. Sirve para mantenerse al día, saber qué necesidades tiene el mercado y cultivar el talento personal", defiende Ventosa.
Genoveva Vera aconseja, sin embargo, hacer esta búsqueda con cierta discreción, "porque si realmente estamos en el centro de la diana de nuestro responsable, esto sólo precipitará el despido". Lo que por otro lado, y desgraciadamente, tampoco nos suena a algo nuevo. En muchas empresas, cuenta Vera, "se valora más la lealtad y la fidelidad del colaborador que sus competencias, sus logros y los méritos. De ahí que a veces nos encontremos con equipos empobrecidos, dependientes de un jefe controlador y autocrático. Plantillas en las que estás anulado o en las que inhiben tu creatividad". Por eso, en ciertas ocasiones, temer que te van a echar no es tan malo como puede parecer en un primer momento.

Superado el miedo al 'qué será de mí', toca ponerse las pilas y encontrar un puesto que de verdad te haga brillar. En estos tiempos esto no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. El 'ABC' de una salida con estilo * Aumenta el talento. Existe una tendencia cultural en nuestro país a etiquetar un despido como algo negativo y considerar los contratos temporales como algo precario. Un despido es, en realidad, una oportunidad para muchos profesionales para aprender y desaprender actitudes, conocimientos y habilidades que contribuirán a aumentar tu talento. Así que cambia tu percepción de la situación y no lo veas como el fin del mundo. * Busca cómo dejar tu marca. El cómo te vas de un trabajo dice mucho sobre ti. No pienses eso tan patrio de 'para lo que me queda dentro...' y sigue dando lo mejor de ti. Éste es el momento en el que tienes que dejar huella. * Comunica. Si tu despido es sólo un rumor, contrasta la información. Puedes ir a la fuente y asegurarte de si es cierto o no, y dejar clara tu posición. Si el rumor es cierto también te servirá para organizar mejor tu salida.

Indentifica los indicios de que te van a despedir

Es importante tener en cuenta que muchas de estas pistas también pueden ser indicadores de que estás empezando a ser víctima de 'mobbing' o acoso laboral. Por eso es esencial saber identificarlas y analizar bien las causas.

1) Que no tengan en cuenta tus opiniones ni tus propuestas. O incluso, que ni siquiera te pidan tu punto de vista o tus iniciativas ni te consulten sobre dudas que tengan que ver con tus tareas dentro de la empresa.
2) Cuando no cuentan contigo para actividades o tareas de cierta responsabilidad. Éste es un indicativo de que ya no se requieren tus dotes para la gestión ni tus habilidades en la resolución de algún problema.
3) Que no mejoren tus condiciones económicas y sin embargo sí las de tus compañeros.
4) Que no te propongan un plan de carrera para que evoluciones dentro de la empresa o en tu propio departamento. Una pista que en estos tiempos puede no ser muy reveladora a no ser que observes que a tus compañeros sí les proponen promociones internas o cambios de roles.
5) Que se 'olviden' de ti cuando se convoca una reunión.
6) Cuando tu jefe te ignora en los momentos en los que das tu opinión o hablas de algún tema.
7) Que el responsable del equipo para el que trabajas te responda siempre de malas maneras cuando le haces alguna pregunta. Cuando te habla con desprecio o con desgana, sabes que no podrás durar mucho en ese puesto.
8) Que tu jefe sólo destaque tus errores, e ignore tus logros, comparándote, además, con otros compañeros a los que pone como ejemplo a seguir mientras te coloca como ejemplo de lo que no se debe hacer.
9) Que te coloquen como responsable de tu trabajo a ese profesional que comenzó como subordinado tuyo o como becario para el departamento en el que prestas tus servicios.
10) Cuando tu jefe trata de poner en tu contra al resto de tus compañeros.





Reducción de responsabilidades
Cuando tus funciones están siendo cada vez más restringidas, es porque tu ámbito de la actuación se reduce. La ausencia de responsabilidades y no tener nuevos proyectos pueden ser señal de un posible despido. El hecho de dejar de ser convocado a reuniones en las que deberías estar, es también un indicio.
Reestructuración y cambios
En momentos de reestructuración de una empresa, pocos empelados están inmunes. Las primeras áreas que sufren los recortes suelen ser las relacionadas con negocios y marketing. Ante la necesidad de reducción de costes, es común la aplicación de métodos como el downsizing, que implica reducir el tamaño de la plantilla o la externalización de algunas actividades.
Malos resultados de la empresa
Es la clásica y difícil situación en que la compañía, pese a que tiene buenos empleados, se ve obligada a hacer recortes. En ese momento, el mismo trabajador puede calcular dónde es más probable que se hagan los recortes.
Venta de la empresa
La mayoría de las veces que se vende una compañía, cambia la dirección y los gerentes de la misma. En este caso, está bien verificar si el nuevo gerente traerá trabajadores que él conoce y que desea mantener en su equipo, lo que obviamente conllevará algunos despidos, o por el contrario, mantendrá a los trabajadores que ya están.
Fusión con otra empresa
En una unión entre dos empresas, es posible que ocurra lo mismo que con la venta de la empresa: con el cambio de directores y gerentes, hay muchas posibilidades de cambio en el equipo, pero también habrá duplicidad de puestos por lo que es bastante probable que haya despidos.
Asignación de tareas de poca importancia
Si empiezas a recibir tareas de menor importancia o sin ningún sentido para el negocio de la compañía, es un señal bastante clara de que ya no estás alineado con el equipo, y de que están pensando en despedirte.
Anuncio de vacantes en la misma posición
Si encuentras ofertas de vacantes en tu misma posición en la empresa y no te han notificado un aumento del equipo, puede significar que están pensando en despedir alguno de los que la ocupa ahora. Mucha atención en cómo actuamos ante esto: Puede determinar su decisión o revertirla.
Los conflictos con el equipo y los líderes
Si no existe buena relación con el equipo ni con el jefe, es un indicio de que las cosas no van bien. Es un conflicto que los jefes pueden resolver con un despido, por esto es necesario trabajar mucho en las relaciones en la empresa y evitar a toda costa tener una actitud conflictiva.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Como estructurar bien un currículum

La información más relevante que debe contener un CV sería la siguiente:

Formato: tradicional o creativo
A grandes rasgos, podemos distinguir entre CVs de formato tradicional y CVs creativos que utilizan diseños más innovadores. Éstos últimos no son apropiados para un gran número de puestos, exceptuando aquellos donde la creatividad sea parte esencial. Es mejor no arriesgarse y decantarse por un estilo sencillo y sin estridencias.

Extensión máxima
¡Como máximo dos páginas! En ocasiones es complicado dada la larga trayectoria laboral que puede acumular una persona tras más de 20 o 30 años de carrera profesional, pero insistimos ¡máximo dos caras!
Datos personales: no incluir datos irrelevantes
Deberá incluirse el nombre y apellidos, dirección, teléfono y mail de contacto: evitar incluir datos sobre el  estado civil, DNI, hijos, servicio militar, etc. Aunque por ley no estamos obligados a incluir la edad o fecha de nacimiento –para evitar discriminación- aconsejamos incluirla, pues en caso contrario puede generar reservas.
Fotografía
Incluir una foto tamaño carnet con ropa formal.
Objetivo profesional
Si se incluye el objetivo profesional – en el que se establece a qué tipo de trabajo y/o empresa se opta- se debe cambiar y adaptar el CV para cada empresa o puesto en concreto. Como comenté en otro artículo, la ventaja es que pocos candidatos lo utilizan y puede convertirse en un elemento diferenciador. 
Formación académica
Aquí nos referimos la formación "reglada", es decir, en la que se obtiene un título oficial. Si se ha obtenido alguna nota excepcional/beca/distinción hay que mencionarlo. Si no se han finalizado los estudios, indicarlo: Por ejemplo, "cursando actualmente",  o "pendiente de finalizar el proyecto de fin de carrera"  o "superados los dos primeros cursos".
Formación complementaria
En ocasiones me encuentro con CVs que incluyen un largo listado de cursos o seminarios: aunque esto demuestra un esfuerzo por parte del candidato en mantenerse al día en sus conocimientos, recomiendo incluir sólo los más relevantes o los que tengan relación directa con el puesto al que se opta.
Experiencia laboral
Siempre (sin excepción) se debe incluir la fecha de inicio y la fecha final (mes y año) para cada experiencia laboral, título del puesto desempeñado, nombre de la empresa, funciones desempeñadas y sector.  En el caso de un licenciado en busca de su primer trabajo, puede (y debe) incluir las prácticas o trabajos que haya simultaneado con los estudios aunque éstos no tengan nada que ver con su formación.
En cuanto al orden de la experiencia, aconsejo utilizar el cronológico inverso, es decir, poner en primer lugar la experiencia más reciente, pues son las experiencias más recientes  las que mayor relevancia tienen para las empresas, salvo excepciones.
CVs de búsqueda de primer empleo con estudios 
En estos casos se aconseja siempre colocar en primer lugar los datos relativos a la formación –que es su punto más fuerte- y a continuación los de experiencia laboral.
Idiomas
Incluir el idioma y el grado de dominio hablado/escrito obtenido, inclusive el título homologado o estancias en el extranjero.
Informática
Si exceptuamos puestos técnicos – en cuyo caso es conveniente especificar su grado de conocimiento por áreas de aplicaciones - las empresas simplemente esperan que las personas estén habituadas a lo siguiente: “dominio a nivel usuario de Microsoft Office” y al uso de algún paquete informático concreto en determinados puestos.
Otros datos de interés / Información complementaria
Podemos finalizar nuestro CV con un apartado que incluya datos adicionales que puedan resultar de  interés para la empresa como pueden ser la disponibilidad para viajar, la posesión del carnet de conducir, referencias profesionales, hobbies (con cautela), publicaciones, pertenencia a colegios profesionales, etc.
No hay que olvidar que el currículum se debe acompañar siempre de una carta de presentación ya que permite incluir información adicional, diferenciarse frente a otros candidatos, explicar la motivación para el puesto y que por lo tanto, el empleador examine con más detenimiento tu CV.


¿Como enviar tu currículum por e-mail a esa empresa en la que deseas trabajar?


¿Has decidido enviar tu currículum por email a esa empresa en la que deseas trabajar?,  antes de hacerlo, tendrías que tener en cuenta algunos aspectos si no quieres que tu currículum acabe en la bandeja de spam, o que sea enviado directamente a la papelera.

Las ventajas de enviar un CV por correo electrónico parecen evidentes: es cómodo, barato, rápido, y directo,  pero sobre todo nos centramos en este último punto, ya que te permite contactar directamente con la empresa. Los portales de empleo, ya no son lo que eran, las empresas están cansadas de recibir cientos de currículums  de los que más de la mitad ni siquiera cumplen los requisitos que se exigían en su oferta (leer artículo).

Aquí te exponemos algunos de los puntos que consideramos que has de tener en cuenta si has decidido mandar tu CV por email, aunque algunos de ellos parecen evidentes, nuestra experiencia nos dice que muchas veces no somos conscientes de su importancia.

DIRECCIÓN DE EMAIL.  Poneros en el lugar del seleccionador y contestar a esta pregunta:  ¿En serio abriríais un email que os mandara moreniko_rechulon77@hotmail.com?, si vuestra respuesta es afirmativa,  es probable que vuestra dirección de correo sea muy parecida a la anterior.  No te vamos ha decir que anules esta cuenta, pero si te aconsejamos que abras otra y dejes esta para los amigos, familia…. Enviar emails con este tipo de direcciones puede provocar sensaciones negativas en el que lo recibe.
Es importante que tu email sea:  nombre + apellidos@.......com , es una manera de transmitir seriedad y profesionalidad a la persona que lo recibe.

ASUNTO: aquí debes dejar claro que se trata de un CV  y no de cualquier otro mensaje. 
Un punto importante es que escribas en minúsculas, si lo haces en mayúsculas tienes muchas posibilidades de que tu correo sea considerado spam.
Si has decidido mandar tu candidatura espontáneamente podrías escribir  “cv  nombre+ apellidos”.
En el caso que contestes a una oferta, es importante que indiques la referencia, en este caso una de las opciones podría ser esta: “Oferta de trabajo + referencia. cv nombre+apellidos".
Parece un detalle sin importancia, pero no lo es, esto será lo primero que verá el responsable de selección y es el momento de captar su atención.

ARCHIVO. Manda tu CV como archivo adjunto y a ser posible  en PDF,  así te aseguras que la persona que lo recibe lo verá tal y como tú lo has realizado, no todas las empresas tienen la misma versión de Word y algunas utilizan otros programas gratuitos, esto puede provocar que cuando abran el archivo tu currículum les aparezca  desconfigurado .

MENSAJE.  Es el sitio ideal para incluir tu carta de presentación, NO LO OLVIDES!!. A la empresa  le gusta percibir que para ti es importante, que no la consideras una opción más. Es el momento de marcar la diferencia, para nosotros es la parte más importante, si el reclutador ha llegado a este punto tienes muchas posibilidades de que lea tu CV.

El cuerpo del mensaje electrónico debe reservarse para hacer una breve presentación. No hay que alargarse excesivamente: basta con unas pocas líneas, sencillas y claras, para explicar los objetivos personales y los datos más relevantes.

ENVIARLos peores días para enviar un CV son (sábado, domingo y lunes).
Lo mejor es enviarlo el resto de días, especialmente el martes, dia en el que se abren más emails o el viernes que es el dia en el que la tasa de clics que reciben los correos electrónicos abiertos es la más alta de toda la semana .
En cuanto a las horas, según las estadísticas, las horas en las que se abren más los emails son entre las 8 y las 9 de la mañana, y entre las 3 y 4 de la tarde, estos pueden ser buenos momentos para mandar tu candidatura.


Muchas veces veo como hay personas muy interesadas en una oferta de empleo que han visto a través de alguna web, se inscriben a ella y esperan que contacten con ellos. Yo os recomiendo, si es posible, que hagáis llegar vuestro CV por más vías a parte de la utilizada.

Me explico, en ocasiones la oferta está publicada en Infojobs, Feinaactiva,…, pero pone el nombre de la empresa o de la ETT que la gestiona, en este caso se puede buscar el teléfono de éstas e intentar hablar con la persona que gestiona la oferta para así enviarle nuestro CV a través del correo electrónico y si hay suerte conseguir también una entrevista personal.

En otros casos, la oferta ya facilita un número  y una persona de contacto, así que si además de inscribirse a través de la web tenemos toda esa información hay que utilizarla y contactar con la persona responsable de la selección de esa oferta de trabajo.


Nunca sabemos si nuestro CV va a ser leído o si por haber un alto volumen los reclutadores no van a llegar hasta él, por lo tanto si contactamos directamente con ellos tendremos más probabilidades de éxito. Antes de llamar puedes recordar las recomendaciones que hacíamos en anteriores post sobre la llamada telefónica.

Así se envía un CV por e-mail

Enviar un CV por correo electrónico es más cómodo, más barato y más rápido que por correo tradicional. Y también puede resultar muy atractivo para las empresas, siempre que se utilicen los formatos adecuados. Laboris te da las claves para que tu “e-mail vítae” triunfe.

Cuando prepares tu CV para mandarlo a una empresa, debes tener en cuenta ante todo que quien va a recibirlo y leerlo será una persona de carne y hueso, con muchísimos otros currículos que examinar. Así que utiliza la lógica e intenta poner las cosas fáciles al profesional de los recursos humanos.

Un documento adjunto a un e-mail resulta muy sencillo de archivar en el disco duro. En cambio, si el texto del CV va pegado al cuerpo del e-mail, dará más problemas. Además, la presentación pierde atractivo: no se pueden utilizar ni diferentes tipos de letras ni colores ni imágenes.

Lo más recomendable es insertar siempre el CV como documento adjunto en formato .doc. De esta manera, cabe la posibilidad de colocar imágenes y hacer uso de todos esos recursos gráficos que ofrecen los programas de tratamiento de textos. La extensión no tiene que superar las dos páginas.

El cuerpo del mensaje electrónico debe reservarse para una breve presentación de uno mismo. No hay que alargarse excesivamente: basta con unas pocas líneas, sencillas y claras, para explicar los objetivos personales y los datos más relevantes. También es buena idea incluir en esta parte las aspiraciones económicas.

En el asunto tienes que indicar que se trata de un CV y no de cualquier otro mensaje:
  • Si contestas a una oferta, introduce la referencia.
  • Si has enviado tu candidatura espontáneamente, escribe la palabra “currículo” o alguna otra fórmula similar.
Parece un detalle sin importancia, pero el responsable de la selección lo agradecerá.

Las reglas de oro

Lo que sí debes hacer:
  • La regla de oro de cualquier CV es orden y claridad: organiza bien los datos e intenta mejorar al máximo la presentación.
  • Introduce una buena foto tuya digitalizada en el CV: es un recurso muy sugerente y aporta información útil. Pero intenta que la imagen ocupe la menor cantidad de bytes posible para que el e-mail tarde poco en descargarse: basta con una única foto, pequeña y de resolución media. Un impresionante CV con muchísimas fotografías puede bloquear un ordenador durante un buen rato, lo que molesta bastante a cualquier profesional.
  • Incluye un link a tu web personal, si la tienes.
Lo que no debes hacer:
  • No envíes el e-mail sin asegurarte de que el archivo con el CV está insertado correctamente.
  • No te olvides de incluir los datos personales y, sobre todo, el teléfono
  • Si la empresa quiere contactar contigo cuanto antes, la dirección de e-mail no es suficiente.
  • Evita sorpresas desagradables a los receptores de tus mensajes: comprueba que no envías virus adjuntos.
© Laboris

¿Cuál es el mejor día de la semana para enviar correos electrónicos?


La tasa de clics que reciben los correos electrónicos abiertos en viernes es la más alta de toda la semana
 
La adquisición de clientes a través del correo electrónico se ha cuadruplicado en los últimos cuatro años y actualmente un 7% de los clientes de las marcas han llegado a ellas por esta vía (Custora). Los profesionales del email marketing tratan de perfeccionar esta herramienta de captación y fidelización de la clientela, no sólo mejorando la personalización, efectividad y presentación de los mensajes, sino también calculando cuál es el momento del día más adecuado para que el suscriptor le dedique un mínimo de atención. Pues bien, los viernes son un día redondo para enviar correos electrónicos.
La tasa de clics que reciben los correos electrónicos abiertos en viernes es la más alta de toda la semana. Según un estudio de la plataforma de email marketing GetResponse, un 4,9%, seguido de los martes, que tienen una tasa de clic del 4,6%.
Pero no deben ser estadísticas conocidas de momento por las empresas porque de los días laborables, el viernes es el día con menos número de envíos. Las bandejas de entrada de todo el mundo reciben un enorme influjo de correos los martes (17,9%), seguido de las jueves (17,3%) y los lunes (16,6%). Conforme se acerca el fin de semana, baja la actividad enormemente y los envíos se reducen a la mitad en sábados y domingos.
Los marketers no van mal encaminados escogiendo los martes para realizar el grueso de sus campañas porque, según las estadísticas de GetResponse, es el día de la semana con un porcentaje de aperturas más alto, un 19,9%. Sin embargo, no es el mejor día en términos de efectividad. Es decir, al final las cifras que más interesan en una estrategia de email marketing son la tasa de clic que reciben los correos abiertos y las conversiones, y éstas son mejores los viernes.
De los cinco días laborables de la semana, es el día que los marketers menos envíos realizan (14,9%) y, sin embargo, los viernes los consumidores están especialmente receptivos. Se abren el 19,6% de los correos, la segunda cifra más alta de toda la semana y además, y más importante, en la media mundial es el día con la tasa de clics más alta, un 4,9% frente al 4,6% del popular martes.
El viernes es el día talismán para las campañas de email marketing, especialmente en el comercio electrónico: las tasas de conversión alcanzan el 27%, según Retention Science, que para llegar a esa cifra ha analizado 100 millones de transacciones online, 20 millones de perfiles de usuario y otras 100 campañas de email marketing.
En cuanto a los horarios, las tardes y noches están demostrando mejor predisposición de los consumidores para escuchar y también comprar. A pesar de que muchas comunicaciones se envían sobre todo a primera hora de la mañana, el 65% de las compras online se hacen fuera del horario laboral, en un momento del día más de ocio, que permite al usuario prestar la atención necesaria que requiere un desembolso.
Analizando los datos por cuatrimestres, el comportamiento anual es bastante estable con diferencias de uno o dos puntos. Pero sí se observa que aunque los primeros cuatro meses del años son los que registran las tasas más altas de apertura de emails, es de septiembre a diciembre, coincidiendo con numerosas festividades celebradas en todo el mundo, cuando las tasas de clics son más altas, un 4,7% frente al 4,2% del segundo cuatrimestre del año.

martes, 18 de noviembre de 2014

Cómo negociar el salario y las condiciones laborale

Por muy importante que sea para nosotros conseguir un puesto de trabajo, es peligroso aceptar sin más las condiciones laborales que nos ofrezcan, porque después podría ser más difícil cambiarlas. Algunas empresas son inflexibles sobre el sueldo previsto para cada puesto, pero en muchos casos es posible negociar. Veamos algunas claves para hacerlo con garantías.

En primer lugar, debemos tener claro que el sueldo no debe ser el único tema de discusión. El horario, las responsabilidades, los beneficios sociales o las posibilidades de promoción son otros factores que determinarán nuestro día a día en la empresa.

Los expertos, además, recomiendan por encima de todo no negociar nunca una sola variable. Si hablamos únicamente del sueldo no tendremos margen de maniobra y, en lugar de negociar, acabaremos regateando.

¿Cómo prepararse?

Para valorar justamente la oferta que nos haga la empresa, hemos de saber todo lo posible sobre:
  • El sector de actividad: ¿es un sector en expansión, estancado o en recesión?
  • La empresa: ¿qué posición tiene en el sector? ¿Cuál es su volumen de facturación?
  • La competencia: ¿qué sueldos se están pagando en otras empresas del sector por trabajos similares al nuestro?
  • Relación oferta-demanda: ¿A las empresas les cuesta encontrar personas con tu perfil profesional? ¿Es un perfil muy solicitado?
En la negociación salarial y de condiciones laborales, es también fundamental tener claros los valores añadidos que podemos aportar más allá de la formación y de la experiencia: habilidades de comunicación, capacidad de aprendizaje, trabajo en equipo, iniciativa, liderazgo�

Cuando pensamos en una negociación, imaginamos a las dos partes sentadas ante una mesa. Sin embargo, para negociar con garantías hay que dedicar mucho más tiempo a planear la estrategia. Por cada diez minutos de reunión con nuestro interlocutor, deberíamos haber invertido treinta en el análisis previo, que debe seguir estos pasos:
  • Identificar a las partes: conviene saber cuál es el cargo de nuestro interlocutor en la empresa para tratar de averiguar qué poder real de decisión tiene.
  • Establecer necesidades: ¿Quién tiene mejor posición para negociar, nosotros o la empresa? Para saberlo, debemos analizar qué necesidades tiene cada una respecto de la otra. Cuantas más cosas necesite la empresa de nosotros -dedicación exclusiva, incorporación inmediata, una experiencia difícil de encontrar en otras personas�-, más cartas tendremos para negociar (y viceversa).
  • Fijar objetivos: en toda negociación hemos de fijar nuestra banda de objetivos (las condiciones mínimas que aceptaríamos, las condiciones ideales y una franja intermedia) y tratar de imaginar la banda de objetivos de la empresa.
  • Por debajo de las condiciones mínimas que hemos previsto, dejará de interesarnos el puesto. Por encima de las condiciones máximas previstas por la empresa, será ella la que dejará de interesarse por nosotros. Y en la franja intermedia hallaremos el acuerdo.

 

Durante la entrevista

Por fin, nos sentamos con nuestro interlocutor. No todo será como lo habíamos previsto, entre otras cosas, porque la otra parte habrá hecho su propia planificación.

Podemos distinguir las siguientes fases:
  • Calentamiento y contactos iniciales: conviene no ser ni descortés ni sumiso.
  • Sondeo: hay que ir apuntando las variables que surjan y que serán objeto de discusión. Quizá nos encontremos con que el horario no es negociable pero, a cambio, puede surgir un elemento -por ejemplo, días extra de vacaciones- que no habíamos previsto y que la empresa sí está dispuesta a considerar.
  • Establecimiento de alternativas: en la fase central de la negociación, se irán construyendo "paquetes" de condiciones. En uno de ellos, por ejemplo, el sueldo se acercará a nuestro objetivo ideal, pero a cambio la empresa nos pedirá que asumamos más responsabilidades; en otro puede que el sueldo sea más bajo, pero a cambio de una menor carga de trabajo.
  • Intercambio y cierre: una vez establecidos los "paquetes" y sus combinaciones, se negocia con ellos hasta llegar a un acuerdo.

La pregunta más temida

En muchas ocasiones, el tema del sueldo no llega a ser objeto de negociación, sino que el entrevistador se limita a introducir el tema, sin previo aviso, a través de la pregunta fatídica: ¿Cuáles son sus aspiraciones salariales?

Si es posible, intentaremos no dar ninguna cifra. Para salir del aprieto alegaremos que no tenemos información suficiente sobre el puesto o las responsabilidades del cargo y que en cualquier caso estamos dispuestos a negociar.

Si aun así nos fuerzan a decir una cifra, lo mejor será dar una franja salarial abierta -aunque no demasiado amplia- y explicar que los sueldos de mercado para el puesto se mueven en esa franja, pero que estamos dispuestos a negociar y a considerar otros factores además del económico.

Recordemos una frase del autor Tom Jackson en su obra Técnicas de búsqueda de empleo: "Diríjase al entrevistador de igual a igual, no como alguien a quien la empresa tiene que salvar de sus dificultades económicas".

Comenzar a buscar empleo

Ésta es la pregunta que se hacen muchas personas cuando se encuentran en la situación de buscar empleo porque han perdido el suyo o sienten la necesidad de cambiar el que tienen. Y es que no es tarea fácil. Por ello, vamos a darte unas pistas para que veas todas las opciones de las que dispones:
• Las oficinas de empleo: Éste es el lugar por donde debes comenzar, ya que es aquí donde debes acudir a inscribirte como demandante de empleo. Aunque actualmente están un poco desbordadas por la extensa lista de parados, no dejes de consultar sus ofertas en papel ni las que publican el Servicio Público de Empleo Estatal en la página web Redtrabaj@ y los servicios públicos de empleo de tu comunidad autónoma en sus correspondientes webs.
• Las agencias de empleo locales: A diferencia de las anteriores, éstas dependen del ayuntamiento del municipio en el que vives. Aunque son entidades independientes, su funcionamiento es muy similar. Ambas ofrecen intermediación y gestión de ofertas y además organizan cursos para desempleados.
• Existen también otros centros pertenecientes a los servicios públicos de empleo que están dirigidos a colectivos concretos. Entre ellos figuran los centros de intermediación laboral, que se dirigen a colectivos en riesgo de exclusión, y los centros especiales de empleo, para personas con discapacidad.
• Con el uso tan generalizado de internet, muchas empresas buscan candidatos en los portales de empleo como Infoempleo.com, en las redes sociales, los blogs, etc. Tienes que investigar cuáles existen, qué tipo de ofertas son las que se publican en ellos y cómo darte de alta para poder enviar tu candidatura a aquellas que te interesen.
• Las ETT son el recurso perfecto si lo que estás buscando es un trabajo temporal. Ésta puede ser la puerta de entrada en una empresa; porque aunque empieces como externo y de forma temporal, tal vez después consigas ser contratado directamente por la empresa final. Si eres un profesional con una experiencia media y buscas un puesto más estable, puedes dirigirte a las numerosas empresas de selección. En último lugar, existen también las empresas de cazatalentos o headhunters, que se dedican a la búsqueda de perfiles muy especializados o con mucha experiencia.
• En el caso de que seas titulado universitario o estés terminando la carrera, puedes utilizar los servicios de los COIE (Centros de Orientación e Información para el Empleo) o centros para el empleo localizados en las universidades. En ellos se gestionan ofertas, así como prácticas profesionales en empresas.
• Las fundaciones y asociaciones son un recurso muy útil, a la vez que poco conocido, para ayudarte a buscar trabajo. Muchas de ellas poseen bolsa de empleo, imparten talleres de nuevas tecnologías y de orientación laboral, organizan cursos de formación ocupacional y de idiomas, incluido el español, y también ofrecen otros servicios como asistencia jurídica y psicológica, ludoteca para niños, etc.
• Otras entidades con bolsa de empleo y cursos de formación ocupacional que tienes que visitar son las cámaras de comercio, los sindicatos, las asociaciones empresariales y los colegios profesionales.
• La autocandidatura, consistente en la localización de las empresas en las que estás interesado y el envío de tu currículum ofreciéndote para trabajar en ellas, es otra opción que tienes que contemplar. Es importante que consigas la mayor información posible acerca de esa empresa, a qué se dedica, dónde se localiza, cuál es la persona de contacto, etc. Es posible que, si en ese momento no hay un puesto acorde a tu perfil, te llamen más adelante cuando surja una oportunidad.
• Las ofertas de prensa, aunque actualmente están siendo desbancadas por los recursos ya citados, son un clásico en la búsqueda de empleo, y se siguen publicando en los suplementos dominicales de los principales periódicos y en la prensa especializada.
• Por último, otras vías pueden ser la localización de ofertas en los boletines oficiales o bien los autoanuncios en páginas de internet o prensa.
- See more at: http://blog.infoempleo.com/blog/2011/01/17/por-donde-empiezo-a-buscar-trabajo/#sthash.GxP1bMTb.dpuf
Ésta es la pregunta que se hacen muchas personas cuando se encuentran en la situación de buscar empleo porque han perdido el suyo o sienten la necesidad de cambiar el que tienen. Y es que no es tarea fácil. Por ello, vamos a darte unas pistas para que veas     
Ésta es la pregunta que se hacen muchas personas cuando se encuentran en la situación de buscar empleo porque han perdido el suyo o sienten la necesidad de cambiar el que tienen. Y es que no es tarea fácil. Por ello, vamos a darte unas pistas para que veas todas las opciones de las que dispones:
• Las oficinas de empleo: Éste es el lugar por donde debes comenzar, ya que es aquí donde debes acudir a inscribirte como demandante de empleo. Aunque actualmente están un poco desbordadas por la extensa lista de parados, no dejes de consultar sus ofertas en papel ni las que publican el Servicio Público de Empleo Estatal en la página web Redtrabaj@ y los servicios públicos de empleo de tu comunidad autónoma en sus correspondientes webs.
• Las agencias de empleo locales: A diferencia de las anteriores, éstas dependen del ayuntamiento del municipio en el que vives. Aunque son entidades independientes, su funcionamiento es muy similar. Ambas ofrecen intermediación y gestión de ofertas y además organizan cursos para desempleados.
• Existen también otros centros pertenecientes a los servicios públicos de empleo que están dirigidos a colectivos concretos. Entre ellos figuran los centros de intermediación laboral, que se dirigen a colectivos en riesgo de exclusión, y los centros especiales de empleo, para personas con discapacidad.
• Con el uso tan generalizado de internet, muchas empresas buscan candidatos en los portales de empleo como Infoempleo.com, en las redes sociales, los blogs, etc. Tienes que investigar cuáles existen, qué tipo de ofertas son las que se publican en ellos y cómo darte de alta para poder enviar tu candidatura a aquellas que te interesen.
• Las ETT son el recurso perfecto si lo que estás buscando es un trabajo temporal. Ésta puede ser la puerta de entrada en una empresa; porque aunque empieces como externo y de forma temporal, tal vez después consigas ser contratado directamente por la empresa final. Si eres un profesional con una experiencia media y buscas un puesto más estable, puedes dirigirte a las numerosas empresas de selección. En último lugar, existen también las empresas de cazatalentos o headhunters, que se dedican a la búsqueda de perfiles muy especializados o con mucha experiencia.
• En el caso de que seas titulado universitario o estés terminando la carrera, puedes utilizar los servicios de los COIE (Centros de Orientación e Información para el Empleo) o centros para el empleo localizados en las universidades. En ellos se gestionan ofertas, así como prácticas profesionales en empresas.
• Las fundaciones y asociaciones son un recurso muy útil, a la vez que poco conocido, para ayudarte a buscar trabajo. Muchas de ellas poseen bolsa de empleo, imparten talleres de nuevas tecnologías y de orientación laboral, organizan cursos de formación ocupacional y de idiomas, incluido el español, y también ofrecen otros servicios como asistencia jurídica y psicológica, ludoteca para niños, etc.
• Otras entidades con bolsa de empleo y cursos de formación ocupacional que tienes que visitar son las cámaras de comercio, los sindicatos, las asociaciones empresariales y los colegios profesionales.
• La autocandidatura, consistente en la localización de las empresas en las que estás interesado y el envío de tu currículum ofreciéndote para trabajar en ellas, es otra opción que tienes que contemplar. Es importante que consigas la mayor información posible acerca de esa empresa, a qué se dedica, dónde se localiza, cuál es la persona de contacto, etc. Es posible que, si en ese momento no hay un puesto acorde a tu perfil, te llamen más adelante cuando surja una oportunidad.
• Las ofertas de prensa, aunque actualmente están siendo desbancadas por los recursos ya citados, son un clásico en la búsqueda de empleo, y se siguen publicando en los suplementos dominicales de los principales periódicos y en la prensa especializada.
• Por último, otras vías pueden ser la localización de ofertas en los boletines oficiales o bien los autoanuncios en páginas de internet o prensa.
- See more at: http://blog.infoempleo.com/blog/2011/01/17/por-donde-empiezo-a-buscar-trabajo/#sthash.GxP1bMTb.dpuf


Ésta es la pregunta que se hacen muchas personas cuando se encuentran en la situación de buscar empleo porque han perdido el suyo o sienten la necesidad de cambiar el que tienen. Y es que no es tarea fácil. Por ello, vamos a darte unas pistas para que veas todas las opciones de las que dispones:
• Las oficinas de empleo: Éste es el lugar por donde debes comenzar, ya que es aquí donde debes acudir a inscribirte como demandante de empleo. Aunque actualmente están un poco desbordadas por la extensa lista de parados, no dejes de consultar sus ofertas en papel ni las que publican el Servicio Público de Empleo Estatal en la página web Redtrabaj@ y los servicios públicos de empleo de tu comunidad autónoma en sus correspondientes webs.
• Las agencias de empleo locales: A diferencia de las anteriores, éstas dependen del ayuntamiento del municipio en el que vives. Aunque son entidades independientes, su funcionamiento es muy similar. Ambas ofrecen intermediación y gestión de ofertas y además organizan cursos para desempleados.
• Existen también otros centros pertenecientes a los servicios públicos de empleo que están dirigidos a colectivos concretos. Entre ellos figuran los centros de intermediación laboral, que se dirigen a colectivos en riesgo de exclusión, y los centros especiales de empleo, para personas con discapacidad.
• Con el uso tan generalizado de internet, muchas empresas buscan candidatos en los portales de empleo como Infoempleo.com, en las redes sociales, los blogs, etc. Tienes que investigar cuáles existen, qué tipo de ofertas son las que se publican en ellos y cómo darte de alta para poder enviar tu candidatura a aquellas que te interesen.
• Las ETT son el recurso perfecto si lo que estás buscando es un trabajo temporal. Ésta puede ser la puerta de entrada en una empresa; porque aunque empieces como externo y de forma temporal, tal vez después consigas ser contratado directamente por la empresa final. Si eres un profesional con una experiencia media y buscas un puesto más estable, puedes dirigirte a las numerosas empresas de selección. En último lugar, existen también las empresas de cazatalentos o headhunters, que se dedican a la búsqueda de perfiles muy especializados o con mucha experiencia.
• En el caso de que seas titulado universitario o estés terminando la carrera, puedes utilizar los servicios de los COIE (Centros de Orientación e Información para el Empleo) o centros para el empleo localizados en las universidades. En ellos se gestionan ofertas, así como prácticas profesionales en empresas.
• Las fundaciones y asociaciones son un recurso muy útil, a la vez que poco conocido, para ayudarte a buscar trabajo. Muchas de ellas poseen bolsa de empleo, imparten talleres de nuevas tecnologías y de orientación laboral, organizan cursos de formación ocupacional y de idiomas, incluido el español, y también ofrecen otros servicios como asistencia jurídica y psicológica, ludoteca para niños, etc.
• Otras entidades con bolsa de empleo y cursos de formación ocupacional que tienes que visitar son las cámaras de comercio, los sindicatos, las asociaciones empresariales y los colegios profesionales.
• La autocandidatura, consistente en la localización de las empresas en las que estás interesado y el envío de tu currículum ofreciéndote para trabajar en ellas, es otra opción que tienes que contemplar. Es importante que consigas la mayor información posible acerca de esa empresa, a qué se dedica, dónde se localiza, cuál es la persona de contacto, etc. Es posible que, si en ese momento no hay un puesto acorde a tu perfil, te llamen más adelante cuando surja una oportunidad.
• Las ofertas de prensa, aunque actualmente están siendo desbancadas por los recursos ya citados, son un clásico en la búsqueda de empleo, y se siguen publicando en los suplementos dominicales de los principales periódicos y en la prensa especializada.
• Por último, otras vías pueden ser la localización de ofertas en los boletines oficiales o bien los autoanuncios en páginas de internet o prensa.
- See more at: http://blog.infoempleo.com/blog/2011/01/17/por-donde-empiezo-a-buscar-trabajo/#sthash.GxP1bMTb.dpuf
Ésta es la pregunta que se hacen muchas personas cuando se encuentran en la situación de buscar empleo porque han perdido el suyo o sienten la necesidad de cambiar el que tienen. Y es que no es tarea fácil. Por ello, vamos a darte unas pistas para que veas todas las opciones de las que dispones:
• Las oficinas de empleo: Éste es el lugar por donde debes comenzar, ya que es aquí donde debes acudir a inscribirte como demandante de empleo. Aunque actualmente están un poco desbordadas por la extensa lista de parados, no dejes de consultar sus ofertas en papel ni las que publican el Servicio Público de Empleo Estatal en la página web Redtrabaj@ y los servicios públicos de empleo de tu comunidad autónoma en sus correspondientes webs.
• Las agencias de empleo locales: A diferencia de las anteriores, éstas dependen del ayuntamiento del municipio en el que vives. Aunque son entidades independientes, su funcionamiento es muy similar. Ambas ofrecen intermediación y gestión de ofertas y además organizan cursos para desempleados.
• Existen también otros centros pertenecientes a los servicios públicos de empleo que están dirigidos a colectivos concretos. Entre ellos figuran los centros de intermediación laboral, que se dirigen a colectivos en riesgo de exclusión, y los centros especiales de empleo, para personas con discapacidad.
• Con el uso tan generalizado de internet, muchas empresas buscan candidatos en los portales de empleo como Infoempleo.com, en las redes sociales, los blogs, etc. Tienes que investigar cuáles existen, qué tipo de ofertas son las que se publican en ellos y cómo darte de alta para poder enviar tu candidatura a aquellas que te interesen.
• Las ETT son el recurso perfecto si lo que estás buscando es un trabajo temporal. Ésta puede ser la puerta de entrada en una empresa; porque aunque empieces como externo y de forma temporal, tal vez después consigas ser contratado directamente por la empresa final. Si eres un profesional con una experiencia media y buscas un puesto más estable, puedes dirigirte a las numerosas empresas de selección. En último lugar, existen también las empresas de cazatalentos o headhunters, que se dedican a la búsqueda de perfiles muy especializados o con mucha experiencia.
• En el caso de que seas titulado universitario o estés terminando la carrera, puedes utilizar los servicios de los COIE (Centros de Orientación e Información para el Empleo) o centros para el empleo localizados en las universidades. En ellos se gestionan ofertas, así como prácticas profesionales en empresas.
• Las fundaciones y asociaciones son un recurso muy útil, a la vez que poco conocido, para ayudarte a buscar trabajo. Muchas de ellas poseen bolsa de empleo, imparten talleres de nuevas tecnologías y de orientación laboral, organizan cursos de formación ocupacional y de idiomas, incluido el español, y también ofrecen otros servicios como asistencia jurídica y psicológica, ludoteca para niños, etc.
• Otras entidades con bolsa de empleo y cursos de formación ocupacional que tienes que visitar son las cámaras de comercio, los sindicatos, las asociaciones empresariales y los colegios profesionales.
• La autocandidatura, consistente en la localización de las empresas en las que estás interesado y el envío de tu currículum ofreciéndote para trabajar en ellas, es otra opción que tienes que contemplar. Es importante que consigas la mayor información posible acerca de esa empresa, a qué se dedica, dónde se localiza, cuál es la persona de contacto, etc. Es posible que, si en ese momento no hay un puesto acorde a tu perfil, te llamen más adelante cuando surja una oportunidad.
• Las ofertas de prensa, aunque actualmente están siendo desbancadas por los recursos ya citados, son un clásico en la búsqueda de empleo, y se siguen publicando en los suplementos dominicales de los principales periódicos y en la prensa especializada.
• Por último, otras vías pueden ser la localización de ofertas en los boletines oficiales o bien los autoanuncios en páginas de internet o prensa.
- See more at: http://blog.infoempleo.com/blog/2011/01/17/por-donde-empiezo-a-buscar-trabajo/#sthash.GxP1bMTb.dpuf

lunes, 17 de noviembre de 2014

El nuevo trabajador vs el viejo trabajador


Destaca tu Currículum Vitae


Entre montañas de candidaturas a un mismo puesto, hay que saber llegar a la cima: las manos del entrevistador. Por eso los currículums creativos han dejado de ser patrimonio exclusivo de profesiones como el diseño gráfico y pueden -y deben- usarse en cualquier sector. ¿Necesitas ideas para darle un nuevo aire a tu CV? ¿No sabes por dónde empezar?
Te ayudamos con varias sugerencias.


  • Idea 1. Un detalle que marque la diferencia. En una entrevista el seleccionador está atento a cada detalle, incluso tu perfume. Lo mismo pasa cuando ve tu CV. Imprimirlo en una hoja de un color distinto o en un papel de mayor gramaje o calidad que el típico folio de impresora, hará que le diga: “¡Hola, estoy aquí!”.
  • Idea 2. Una plantilla diferente. En la Red existen multitud de recursos que te lo ponen fácil para dar a tu currículum un aspecto atractivo. Desde la agencia Magical Art Studio, recomiendan algunas plantillas gratuitas. Para lograr diferenciarse, apostar por la creatividad y aportar un valor añadido, también destaca vizualize.me, una aplicación web que te permite mostrar de manera moderna y estética tu formación, trayectoria profesional y capacidades. Permite crear fácilmente una atractiva ilustración gráfica de tu perfil, aunque lleva bastante tiempo en fase beta.

    Existen más aplicaciones similares de cara a hacer tu currículum más atractivo. Algunas de ellas son: OnlineCV, VisualCV, CVaudere, Resum up, Re.vu, About.me, Doyoubuzz o Cuvitt.
  • Idea 3. Un currículum, e-mail o carta ad hoc. Hay una empresa que te gusta. Crees que allí encajarías como anillo al dedo. ¿Pues por qué no se lo demuestras? El ejemplo de Bettina Farreras, consejera delegada de la agencia de publicidad Bassat Ogilvy, es inspirador. Cuando era tan solo una estudiante, dirigió una misiva al presidente de la compañía, Lluis Bassat: “Queridos Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Bassat. Solo deseo un regalo: un metro cuadrado de tu agencia”. Para su sorpresa, la carta fue respondida y ha desarrollado allí su carrera.
  • Idea 4. Usa las redes sociales. Esto se escucha hasta la saciedad, pero es cierto: las redes sociales pueden ser tu currículum o un excelente complemento de este. Desde un videocurrículum a un álbum de Pinterest, un perfil de Instagram o un simple tuit, la cuestión es llamar la atención; luego tu talento hablará por ti. Y si quieres transformar tu perfil de LinkedIn en una llamativa infografía o vídeo, cuentas con la herramienta de Adecco Resume-me. Ver tu trayectoria en imagen te ayudará, como mínimo, a sacar conclusiones.
  • Y por supuesto que hay muchas más ideas. ¿Conoces alguna? ¿Has puesto en práctica alguna y te ha funcionado?



Currículum Vitae

El curriculum vitae (C.V.), es nuestra carta de presentación a la hora de encontrar trabajo y en tiempos de crisis resulta esencial que destaque sobre la competencia, que no sea uno más de los cientos que reciben los departamentos de Recursos Humanos, por eso tiene que ser claro, conciso y tiene que estar bien estructurado. Aquí os damos las claves para su elaboración:
Ponte en el lado del que lo lee. ¿Te impresiona o sería uno más entre tantos?
Un buen curriculum no tiene porque tener más de una o dos páginas por una cara, no escribas frases inútiles que no aporten nada, evita frases hechas y reduntantes, expresa una idea en cada frase.
Envía siempre un curriculum original, evita las fotocopias, cuida su imagen y presentación: escríbelo a ordenador. No utilices tipos de letra exóticos ni colores raros. Procura no utilizar un formato estándar del Word, demuestra que eres capaz de hacer algo más que los demás.
Pasa el corrector ortográfico mil veces, cualquier falta es imperdonable. Si lo escribes en inglés pide a algún profesional que te lo revise, será una inversión que dará sus frutos.
Refleja que reúnes las exigencias del puesto, resalta las características personales y profesionales que te hacen apta para el puesto. Es muy importante conocer la empresa para que quieres trabajar y así poder enfocar el C.V. a lo que tú puedas aportar a la empresa. Si conoces el puesto que ofrecen, destaca tu experiencia en dicho puesto.
Destaca tus cualidades pero nunca mientas.
Un buen curriculum debe estar bien estructurado, cada dato ha de estar en el apartado que le corresponde para que sea fácilmente localizable. Normalmente los apartados del curriculum siguen el siguiente orden:
Datos personales:
  • Nombre y apellidos
  • Fecha de nacimiento
  • Dirección: Calle, número, piso, ciudad, código postal
  • Teléfono de contacto
  • Dirección de correo electrónico. Cuidado con tu dirección de email, homer.simpson@hotmail.com puede estar bien para tus amigos pero no para pedir un trabajo.
Formación académica:
Título obtenido, centro, ciudad y fecha inicio y fin. Normalmente, éste será el segundo apartado de tu currículum, justamente por detrás de los datos personales, a no ser que tengas ya muchos años de experiencia profesional y te interese resaltar más este aspecto. Lo más frecuente es colocar los diferentes estudios en orden cronológico inverso, comenzando por los más recientes y acabando por los más lejanos.  Sólo conviene indicar la escuela si se considera relevante por algún motivo (estancia en el extranjero, escuela internacional…)
Formación Extra académica:
Estudios complementarios o cursos que mejoran tu formación y tus habilidades. Hay que indicar el centro, el lugar y la fecha donde fueron realizados. No es aconsejable llenar el curriculum de cursos breves y poco recientes. Pon los que más se relacionen con el puesto.
Formación profesional:
Con respecto a reflejar tu historia profesional puedes utilizar un orden cronológico directo, desde la primera empresa a la última, o un orden cronológico inverso, desde la última a la primera, dependerá de la experiencia que más te interese resaltar. No olvides poner: Nombre de la empresa, fecha inicio y fecha fin, sector al que se dedica la empresa, denominación del puesto y funciones que desempeñaste, destacando la experiencia que tengas en el sector profesional de la empresa a la que optas.
Idiomas:
Qué idiomas conoces y en qué grado los dominas, si los hablas y escribes. Insistimos, no mientas, te pueden hablar en el idioma que hayas puesto en el curriculum en mitad de la entrevista.
Informática:
Señala aquellos conocimientos informáticos que poseas: sistemas operativos, procesadores de texto, hojas de cálculo, bases de datos, diseño gráfico, internet, etc
Otros datos de interés:
Este apartado es opcional. En él puedes incluir otros datos interesantes destacar, pero difícilmente encuadrables en los apartados anteriores, tales como: carnet de conducir, vehículo propio, movilidad geográfica y laboral, etc.
Ponle fecha a tu curriculum, de esta forma lo sitúas en su situación profesional actual.
Recuerda:
  • El CV debe ser claro, legible y estructurado.
  • Debe tener tres secciones: tus datos personales, aspectos importantes de tu educación y formación y tus experiencias y proyecciones laborales.
  • Usa un buen papel, con letra clara y sin faltas de ortografía, esto demuestra profesionalismo y organización.
  • Te recomendamos no utilizar muchos términos técnicos, dificultan la lectura del CV.
  • No inventes actividades profesionales u extra-profesionales, los reclutadores la remarcan rápidamente.
  • Aunque tengas una gran experiencia trata que tu CV esté contenido en una página.
  • El CV no es una biografía. Escribe únicamente las experiencias que consideras importantes.
  • Trata de ser creativo en la presentación.
También debes incluir una carta de presentación, breve y clara, explicándole al seleccionador por qué te interesa participar en este proceso y cuál sería tu aporte real a la empresa.
Ya tienes listo tu CV, revísalo y si puedes, te recomendamos que un tercero lo lea para tener una crítica objetiva

domingo, 16 de noviembre de 2014

¿Cómo lograr el email poderoso para enviar tu CV?

En un post anterior mencioné los 7 errores al enviar tu cv por email, para evitarlos y que no sea eliminado tu cv ¡sin abrir! ¿Pero qué pasa con aquellos cientos de cv que hubiéramos querido enviar pero no tenemos el email y solo indican una dirección genérica o un formulario a rellenar? ¿Has calculado cuantos currículums has dejado de enviar por este motivo?


A continuación tienes unos trucos para poder localizar esa dirección de email poderosa cuando no existe una de Recursos Humanos.
1. Directorios de empresa
Normalmente los email más difíciles de conseguir son los de las PYMEs, ya que las multinacionales si suelen tener departamento de RRHH y lo identifican en sus páginas web. Hay muchos links de directorios de empresa, para España por ejemplo el que más me gusta por su clasificación (puedes buscar por provincias, localidad o sector) es www.bolsamanía.com; aunque también tenemos otras claro. En cuanto a mis amigos de América Latina, aquí tienen la única web que me parece bien organizada: www.misterempresa.com.
2. Buscando el dominio de la página web
Utilizando una página web que nos dirá quién es el dueño del dominio, como por ejemplo http://whois.domaintools.com (hay muchas dónde elegir, esta es la que mejores resultados me ha dado), obtendrás información su email, dirección, teléfono. Si el email es personal (no lleva nombre de la empresa y es @gmail / @hotmail, etc.) puede ser que haya olvidado cambiarlo, o que posee más dominios (páginas web) por lo que prefiera dejar un email personal para que todo lo relacionado con sus distintas webs llegue al mismo correo. En ocasiones podemos ver por el nombre del email o los datos, que es un gestor o empresa que ha creado la página web.
3. Utilizando las web de informe de empresa
Ya comenté en el post “Benefíciate del poder de Internet” otra fuente de información, las páginas web de informes de empresa. En ellos suelen aparecer el nombre del director general y dueño en muchas ocasiones de la PYME. ¿No crees que es mejor enviar tu CV al email del director general, que además puedes llamar por su nombre, que al info@nombreempresa.com que nunca sabes quién lo recibirá? Además en el caso de que si tenga director o responsable de RRHH al saber su nombre puede que en LinkedIn encuentres el email que necesitas.


4. El que la sigue la consigue
Muchos candidatos tiran la toalla cuando surgen “obstáculos” para poder enviar su currículum a una empresa. Precisamente lo que ellos ven como una dificultad y hace que tiren la toalla para ti puede ser una oportunidad.
Si casi nadie envía su CV porque no hay departamento de RRHH, no encuentra el email del director, si tiene que rellenar un formulario, solo hay un email genérico, etc. el número de CVs que recibe esa empresa se reducirá significativamente.
Voy más allá, si de verdad quieres que tu currículum llegue a buenas manos, si no tienen RRHH en la empresa y cualquiera de los anteriores trucos no da sus frutos, siempre te quedará la dirección de la empresa. ¿Por qué no pruebas a enviar tu CV junto con una carta de presentación a esa dirección? ¿Quizás tu currículum destaque al convertir ese obstáculo en tu oportunidad?
Verás, como todo en la vida, existen caminos fáciles y difíciles (enviar el currículum por email a una dirección de correo electrónico genérica o enviarlo al email del director o por correo postal), en tiempos de crisis y dificultades hay más personas, sí, pero no todas tienen la fuerza de voluntad y el tesón o constancia de luchar por lo que quieren aunque signifique recorrer el camino difícil.
Ahora que sabes todo esto ¿qué camino escogerás?

7 errores al enviar tu CV por email

Aquí tienes 7 errores que provocan que tu curriculum nunca llegue a la bandeja de entrada o sea eliminado ¡sin abrir! El objetivo del CV es conseguir la entrevista, pero si no lo están recibiendo cuando lo envías, ¿cómo la vas a conseguir?


1. Dirección de email nada adecuada
En anteriores post mencioné la importancia del nombre del archivo de CV que se envía por email. No mencioné el nombre de los emails, pero como sigo recibiendo emails con nombres nada apropiados, creo importante decirlo. Es importante que tu email sea Nombre+Apellido[@gmail/ @hotmail/ @yahoo, etc.]. Cuando envías tu cv a través de un email como “conejitaplayboy21@… o morenodulce@…” pareces informal y despreocupado por el trabajo. Mi recomendación, mantén ese email para tus amigos pero créate uno nuevo (¡que es gratis!) que sea formal o neutro.
2. Envíos masivos de CV
Hay personas que tienen dudas sobre a qué dirección de email de la empresa enviar su currículum y acaban por enviarlo a todas las que ven en la web. No hay nada peor que te lleguen 4 o 5 emails a tu correo reenviados desde otros departamentos con el mismo cv que ya te ha llegado a ti a tu email de recursos humanos de esa empresa. Si no ves un email de RRHH y solo se facilita el genérico de info@nombreempresa.com, es mejor que no lo envíes a ese, en este post “¿Cómo lograr el email poderoso para enviar tu CV?” te dan trucos para que localices un email más eficaz. 
Otro fallo que con las prisas uno no se da cuenta es el darle a reenviar al último e-mail que enviaste… (pensando que como ya tienes adjunto el archivo te ahorras trabajo). Si haces eso me indicas que no solo no personalizas cada asunto o cuerpo del email que envíes sino que además yo (como empresa) soy tu segunda opción. A todos nos gusta sentirnos especiales y únicos, al ver el [RE:] en el asunto del email ya estás diciéndole eres mi segunda opción…
3. La prioridad del email
En las empresas el calificar de importante o urgente un email se utiliza solo en casos de necesidad que no son los de la selección de personal. Por ponerle prioridad alta a tu email no le van a hacer más caso, sino que molestará más y puede ser borrado más rápidamente.
4. Ojo con la versión del archivo que envías
Yo siempre aconsejo enviarlo en PDF. No todas las empresas tienen la última versión de Word, algunas ni si quiera tienen Word, usan programas gratuitos alternativos como el OpenOffice. Puede parecer una tontería, pero depende del programa que tengan no abrirá el archivo enviado o si lo abre puede cambiar la tipología de la letra, etc. quedando tu currículum destrozado.
5. Día y hora del envío del email
Otro error que puedes evitar. Los peores días para enviar un CV son (sábado, domingo, lunes y viernes). El motivo es que los lunes hay muchos correos en tu bandeja de entrada y a no ser que sea una prioridad en ese momento el proceso de selección, puede pasar desapercibido tu email entre muchos otros. El viernes la bandeja de entrada no está saturada, pero se mira menos el correo pues hay que terminar cosas pendientes y solucionar lo importante antes del fin de semana. Lo mejor es enviarlo el resto de días. En cuanto a las horas, según estadísticas se abre más el email entre las 11 y 12 de la mañana.
6. Actuar como SPAM
Las empresas tienen programas anti SPAM que eliminan los emails sospechosos. Si alguna vez enviaste un email con alguna de estas características, el destinatario no lo recibió nunca en su bandeja de entrada. Será considerado SPAM si:
  • Escribes en mayúsculas dentro del asunto del email.
  • Usas signos de exclamación e interrogación en el asunto.
  • Dejas el asunto y/o el cuerpo del email en blanco.
  • Utilizas un tipo de letra muy pequeña en el cuerpo del correo.
  • Usas en el cuerpo del email el color rojo.
  • Insertas un número de enlaces o archivos adjuntos excesivos.
  • Enviar archivos adjuntos muy pesados.
  • Enviar los emails con la dirección del seleccionador en mayúsculas.
  • Incluyes muchas imágenes en tu correo (máximo dos).
 7. Inexistencia de feedback
Hay una práctica extendida entre los reclutadores y seleccionadores, que yo no comparto, y es que no suelen contestar a los email recibidos. Si una empresa responde a tu email, aunque sea para decirte que no necesitan a nadie actualmente, te aconsejo que respondas a ese email agradeciendo el tiempo empleado en leer tu CV y su respuesta. Puede que no tenga una vacante hoy, pero si guarda tu CV y email durante dos años tienes la posibilidad de que te tenga en cuenta. No nos cuesta nada guardar tu email de respuesta, ponerlo como favorito o escribir unas líneas en tu CV diciendo que fuiste amable y respondiste a su respuesta.
Cómo ves, puedes haber enviado 100, 500 o 1.000 currículums que si has cometido alguno de estos errores el resultado puede ser el mismo que no haber enviado ninguno. 
Y tú, ¿qué otros errores procuras evitar?

Benefíciate del poder de Internet y cuida tu perfil social

Desde que las personas utilizan Internet, han ido dejando una imagen de ellas mismas que debe cuidarse pues está al alcance de muchos si no se tiene cuidado. Pero este post no va de como usan los seleccionadores el poder de Internet, sino de cómo puedes usarlo tú en tu propio beneficio.
© Depositphotos.com-Hrstovcnet-Hristova Cnetana Boncheva
Al principio, cuando no existían las redes sociales, no se percibía del mismo modo que ahora. Antes lo máximo que podías encontrar era comentarios de esa persona en foros, pero como la mayoría de usuarios usaba un nick pues era casi imposible encontrar información de alguien.
Ahora, el poder que inunda Internet (la información) y que se ha revelado en estos últimos años a través de la aparición de las redes sociales, ha cambiado las reglas del juego. Cualquiera puede obtener información con un par de clicks.
Ese poder esta ahí, al alcance de tu mano y puedes utilizarlo de dos formas: protegiendo la imagen que divulgas en Internet y consiguiendo información sobre las empresas y entrevistadores.
Lo mejor de todo es la rapidez del proceso porque en algunos casos, desde que se publica la oferta ya conoces el nombre de la empresa y hasta del seleccionador. En otros casos deberás esperar a que contacten contigo para citarte a una entrevista y en esa llamada o email puedes encontrar o pedir el nombre de la persona que te hará la entrevista.
¿Cómo usar el poder de Internet en tu beneficio?
Imagina que puedes descubrir qué aficiones tiene el seleccionador o qué color es su favorito… en la guerra y el desempleo todo vale y las personas no estamos exentas de subjetividades (quién esté libre que tire la primera piedra). Cuando vemos un color que nos gusta, nuestra atención aumentahay estudios sobre estas cosas, por lo que todo lo que puedas conseguir, es potencialmente utilizable para ayudarte a allanar el camino.
En cuanto a la empresa, no solo encontrarás abundante información en su web (que la mayoría ya posee), sino que también es bueno buscar su Facebook, Twitter y LinkedIn para tratar de conseguir toda la información posible. Pero al margen de esto… buscando en Internet puedes encontrar entrevistas realizadas por premios concedidos que quizá no aparecen en ninguno de los medios anteriores consultados.
Otra fuente de información apenas utilizada es el caso de páginas web como einforma o axesor que te ofrecen los primeros informes gratis, pero que con un pequeño truco a veces puedes encontrar la información que necesitas sin pedir un informe completo. Puedes encontrar desde los nombres de los directores de los departamentos (y de ahí a poder buscar el nombre de tu futuro jefe en Internet hay un paso… o mejor dicho, un click).Pero también los datos de la empresa económicamente hablando… ¿está creciendo, disminuyendo sus ventas…?
Ahora viene lo más importante porque la información es poder, pero su fuerte está en cómo se utilice ese poder. Ya que te has molestado en recopilar toda esta información, es hora de planificar tu estrategia para utilizarla en tu beneficio. El preparar tu entrevista para introducir esta información como si fuera lo más normal del mundo, dejará boquiabierto al seleccionador. Es muy posible que se te valore incluso por encima de otros candidatos que tengan más estudios o experiencia. ¿Por qué? Porque demostrarás una actitud de interés y ganas de trabajar que ningún otro podrá igualar.
La mayoría de las veces la actitud lo es todo, puede significar la diferencia entre un desempeño normal y uno extraordinario. Las ganas y esa energía que demostrarás el seleccionador sabe que son transferibles al puesto de trabajo y eso es extremadamente valioso.
Como decía la información es poder y acabas de leer información que será valiosa o no servirá de nada dependiendo de tu actitud, de que tengas ganas para realizar el esfuerzo que supone controlar el poder de Internet en tu beneficio.
¿Utilizarás el poder que ofrece Internet?