sábado, 8 de noviembre de 2014

7 preguntas que nunca debes hacer en una primera entrevista de trabajo

Preguntar por el salario, la política de vacaciones o pedir si se puede trabajar desde casa son algunos de los errores principales en esta primera fase del proceso de selección

entrevista trabajo errores
La entrevista de trabajo es tu gran oportunidad para causar una buena impresión y dejar huella. Una de las claves para superar la entrevista con éxito es prepararla bien para conseguir transmitir seguridad en las respuestas.
En esta primera fase del proceso, hacer preguntas durante la entrevista, siempre y cuando sean acertadas, es una oportunidad para mostrar tu interés por la compañía. Sin embargo, hacer preguntas poco adecuadas es arriesgado y puede hacer que te descarten del proceso.
Si quieres evitar estropear la entrevista y superar esta primera fase inicial, asegúrate de que nunca haces estas 7 preguntas, ya que podrían poner en duda tu interés por el puesto de trabajo. Preguntas como el salario o las vacaciones deberían reservarse para fases posteriores del proceso de selección.
¿Qué salario se ofrece para esta posición?
Esta pregunta debería evitarse en la primera fase de la entrevista. El momento adecuado para negociar el salario es una vez se formaliza la oferta, cuando el reclutador ya ha visto que encajarías para la posición. Si intentas negociarlo antes corres el riesgo de que el reclutador piense que sólo estás interesado en el dinero y no en otras ventajas que pueda ofrecer la posición. Si esperas hasta más adelante en el proceso tendrás más poder de negociación, ya que en cierto modo ya habrás sido elegido para el puesto.
¿Se pueden cambiar las funciones que se exigen para este cargo?
Las funciones establecidas para un puesto de trabajo siempre se consensúan internamente con el departamento respectivo antes de colgar la oferta. Si están marcadas como importantes es que son necesarias. Lo último que quiere oír el reclutador es si se pueden cambiar porque indica que no cumples con las funciones indicadas para el cargo.
¿Puedo trabajar desde casa?
Nunca deberías tratar este tema en la entrevista de trabajo, ya que el reclutador podría pensar que no estás interesado en el horario de oficina y prefieres trabajar a tu ritmo. Tratar un tema como el teletrabajo es algo que sólo deberías hacer cuando llevas tiempo en la compañía y has demostrado tus capacidades.
¿Cuál es la política de vacaciones?
Hacer esta pregunta en la primera fase de la entrevista no es recomendable porque denota que las vacaciones son un interés prioritario para ti, por encima de otros aspectos importantes del cargo. Este tipo de pregunta debería reservarse para la fase final, cuando el reclutador te haga la oferta.
¿A qué se dedica la compañía?
Antes de acudir a una entrevista de trabajo es importante informarse sobre la empresa para mostrar tu interés por el puesto de trabajo. Preguntar a qué se dedica la compañía demuestra que no te has informado antes de acudir a la entrevista y pone de manifiesto tu falta de interés por el cargo.
¿Cómo ha ido la entrevista?
Nunca hagas esta pregunta al final de la entrevista. Es una situación incómoda para el reclutador y una pregunta que podría hacer que te descarten del proceso, ya que demuestra falta de profesionalidad. Recuerda que en vez de hacer esta pregunta, puedes pedirle al reclutador cuáles serán los siguientes pasos del proceso.
¿Cuál es la política de promoción de la empresa?
Preguntar sobre una posible promoción antes de empezar un trabajo es un error, porque demuestra que una de tus máximas metas más inmediatas es que te promocionen. Este tipo de pregunta sólo debería hacerse una vez ya estás en la empresa y has demostrado tus capacidades.


 Fuente: Infojobs



Eso sí, hay una pregunta que va a aparecer en todas las entrevistas de trabajo, casi sin excepción. Yo diría (para no ser demasiado categórico), que esta cuestión está presente en más del 99% de todas las entrevistas de trabajo. Y la pregunta del millón es…

¿Tiene usted alguna pregunta?

No falla, casi todas las entrevistas de trabajo terminan de la misma forma. Con una invitación al entrevistado para que aclare dudas sobre lo que considere oportuno. Pero, ¿qué dudas aclarar?, ¿preguntamos sobre el trabajo, sobre el proceso de selección, sobre la empresa?. Sin duda es el momento de dejarle claro al entrevistador que hemos venido preparados, y sabemos cosas sobre la empresa y el puesto.
Es un momento clave en las entrevistas de trabajo, pues ahí podemos demostrar realmente el interés que tenemos por el puesto. Le hacemos ver al entrevistador que nos hemos preparado bien la entrevista, y sabemos lo que buscamos. Por eso no conviene quedarse sin hacer preguntas, y debemos llevar algunas preparadas.
El objetivo por nuestra parte es doble: por un lado nos permitirá conocer más de la empresa y el puesto ofertado, y por el otro alargar el tiempo de conversación con el entrevistador. Esto último seguro que nos da opciones a darle algún dato que se nos ha escapado, dejarle ver habilidades concretas que puedan ser útiles para el puesto, etc.

Algunas preguntas para hacer en entrevistas de trabajo

  • ¿Qué es lo que buscan exactamente para ese puesto?
  • ¿Cómo es un día de trabajo típico en la empresa?
  • ¿Cuáles son los horarios de trabajo?, ¿son flexibles?
  • ¿Qué tal es el ambiente de trabajo?
  • ¿Tiene la empresa planes de conciliación familiar?
  • ¿Hay posibilidades de promoción dentro de la empresa?
Y como éstas, hay muchas preguntas que se pueden hacer en este apartado de las entrevistas de trabajo. Para cada una pueden aparecer varias adaptadas a la empresa ofertante, y al puesto de trabajo para el que se va a postular.
 tambien te puede interesar ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario