sábado, 8 de noviembre de 2014

Diez consejos para mayores de 45 años que buscan trabajo


El desempleo se está cebando en los trabajadores de más de 45 años, que ya contemplan las dos "e": emigrar y emprender. Y es que el número de parados de este colectivo ya roza los 2 millones. 










Ante este panorama, la Fundación Adecco da diez consejos a los mayores de 45 años para volver al mercado laboral.
1. Tu trabajo de ahora es buscar trabajo. Ya no sirve con enviar unos cuantos currículos al día a través de portales de empleo. Hay que dedicar la jornada completa a diseñar un itinerario de búsqueda de trabajo: identificar empresas y organismos clave, realizar cartas de presentación personalizadas y acudir a la empresa in situ si es preciso. Hemos de tener una agenda en la que marcarnos objetivos e ir tachándolas una vez finalizados. Estos objetivos pueden ser desde hacer 10 llamadas al día a ensayar frente al espejo las entrevistas de trabajo y sentir que transmitimos bien nuestro mensaje.
2. Apuesta por el reciclaje profesional. No debemos obsesionarnos con trabajar en el mismo sector y puesto de toda la vida. El mercado es flexible y las demandas varían.
3. Las nuevas tecnologías son esenciales. No hace falta ser todo un experto en ordenadores, pero sí recomendamos tener nociones mínimas de Office y navegación por internet. Aunque al principio, sentarse frente a un ordenador puede parecer misión imposible, con práctica e interés se consigue todo.
4. El currículum es tu carta de presentación y por tanto debes cuidarlo al detalle. A partir de los 45 años acumulamos mucha experiencia que debemos ordenar y sintetizar.
5. Agota todas las posibilidades de búsqueda de empleo. Los portales de empleo en internet son importantes, pero no suficientes. Hay que dar un paso más. Consulta anuncios en prensa, radio, televisión, apúntate al INEM, acude a Agencias de Empleo o Fundaciones y, sobre todo, no descuides tu red de contactos. Nunca se sabe dónde puede estar la oportunidad.
6. Date de alta en redes sociales. Ser mayor de 45 años y estar en Linkedin, Facebook o Twitter dirá mucho de ti. La empresa te percibirá como una persona actual, preparada y dispuesta, evitando caer en el estereotipo de mayor de 45 años como demandante de empleo obsoleto. Además, no olvides que las redes sociales son una ventana al mundo exterior, a nuevos contactos y a nuevas ofertas.
7. Lee, infórmate y mantente al día. Estar al corriente de las últimas noticias te permitirá tener una visión más amplia de cómo está el mundo y de las áreas más demandadas actualmente. Además, enriquecerás tu capacidad de expresión y comunicación, aspectos muy útiles a la hora de acudir a una entrevista de trabajo.
8. Acude a organismos especializados en búsqueda de empleo. Si te sientes perdido o desorientado, no olvides que no estás sólo en tu búsqueda de trabajo
9. Cuida todos los detalles. Como el mercado laboral es muy competitivo, cualquier detalle puede marcar la diferencia para ser el escogido en un proceso de selección.
10. Mantén una actitud positiva. No descuides tus relaciones sociales ni lo des todo por perdido. La negatividad es la peor compañera de viaje. Si no tienes éxito en alguna entrevista, no te preocupes y aprende de los errores cometidos para hacerlo mejor la próxima vez...

Estas son las pautas a tener en cuenta para encontrar empleo a partir de los 45 años (descárgate aquí el manual completo):
Reciclaje profesional.
Con la crisis económica, algunos sectores tradicionales han dejado de generar oportunidades laborales, por lo que debemos conocer las nuevas necesidades del mercado y adaptarnos a las mismas. Esto no quiere decir que lo que hayamos hecho hasta ahora no sirva de nada. Sólo tenemos que cambiar un poco el enfoque, completando nuestra candidatura con nuevas formaciones y competencias.
Currículum breve.
Cuando superamos los 45 años, acostumbramos a acumular un importante bagaje profesional. Probablemente, llevemos más de 20 años trabajando y, en este tiempo, hemos tenido numerosas y variadas experiencias laborales. Sin embargo, hemos de escoger sólo las más significativas y redactarlas en orden cronológico inverso, de forma que siempre sean percibidas las experiencias más recientes. En total, nunca superemos las 2 páginas.
Aporta valor a las experiencias prolongadas.
Es muy posible que, en nuestra trayectoria profesional, contemos con periodos muy extensos en la misma empresa (más de 5 años). En este caso, no sólo hemos de describir las funciones que hemos desempeñado, sino buscar aspectos que las enriquezcan o las doten de un valor añadido
Adapta tu currículum a cada oferta.
A menudo, cuando buscamos trabajo, no nos centramos en un único perfil, sino que estamos abiertos a diferentes ofertas laborales. Por ello, si estamos interesados en dos puestos diferentes, hemos de ofrecer a cada reclutador lo que busca, a través de un currículum que se ajuste a lo que pida. Tener más de 45 años es una ventaja para tener varios modelos de currículum, ya que –en muchos casos- a lo largo de nuestra vida hemos desempeñado puestos en sectores diferentes y variados.
Alfabetización tecnológica.
Hasta hace un par de décadas, no era necesario saber encender un ordenador para optar a ciertos tipos de empleo. Sin embargo, hoy vivimos en un mundo digitalizado, en el que casi todos los puestos nos exigirán cierta intuición tecnológica. No es necesario ser un experto en la materia, pero sí hemos de tener nociones básicas en tres ámbitos: paquete office, correo electrónico y navegación por internet.
Las redes sociales dan un barniz de jovialidad a nuestra candidatura.
Las redes sociales son una nueva forma de relacionarnos con los demás a través de Internet, compartiendo información que nos aporta valor a nivel personal o profesional. Las 2 más famosas son Twitter y Linkedin. Si tenemos más de 45 años y contamos con un perfil profesional en ambas plataformas, nuestra candidatura será percibida de forma mucho más positiva, pues transmitiremos la imagen de profesional actualizado y a la vanguardia en nuevas tecnologías. No lo olvidemos: estar en Twitter y Linkedin es un valor diferencial.
Presenta tu edad como un valor añadido.
Hay que partir de una premisa: tener más de 45 años no es un problema y nunca hemos de ocultarlo. Muy al contrario, tenemos de estar orgullosos de nuestra edad y de la experiencia y conocimientos que hemos acumulado, viendo reforzados valores como la experiencia, la madurez, la templanza o el control emocional.
El voluntariado: la mejor forma de llenar tiempos vacíos.
El paro de larga duración se ha convertido en un mal crónico para muchos mayores de 45 años. Por todo ello, es importante llenar estos vacíos y hay una fórmula que resulta muy bien valorada por las empresas: el voluntariado. Es una opción muy positiva siempre, pero aún más cuando la tarea de buscar empleo se prolonga más de lo que esperábamos. Nos ayuda a sentirnos útiles para la sociedad, nos permite hacer nuevos contactos y que las empresas nos perciban como personas dinámicas y comprometidas con el entorno.
Conserva la actitud positiva.
Aunque es el consejo número 9, realmente es la piedra angular de todo el proceso de búsqueda, los cimientos sobre los que edificaremos nuestra estrategia laboral. La edad no debe desanimarnos, sino que hemos de tener tanto positivismo como años cumplidos.
No estás solo: acude a ayuda experta.
Si a pesar de tener una buena planificación en tu búsqueda de empleo, transcurren los meses y no tienes éxito, recuerda que no estás solo, sino que existen a tu disposición entidades expertas en inserción laboral. Desde la Fundación Adecco estamos especializados en el diseño de itinerarios laborales para mayores de 45 años y te ayudamos a preparar tu candidatura para hacerla más atractiva de cara a las empresas. Además, toda la red de oficinas de Adecco está a tu disposición para asesorarte y orientarte en todo el proceso de búsqueda de trabajo.

Para mayores de 45 años


No hay comentarios:

Publicar un comentario