jueves, 13 de noviembre de 2014

El arte de gestionar bien los contactos de LinkedIn

Son muchos los profesionales de los RRHH, los que estan viviendo un envío masivo de solicitudes de contacto en LinkedIn e incluso de emails con el CV incluido. Sin embargo, el que alguien de la profesión de Recursos Humanos tenga presencia en las Redes Sociales no significa que nos saltemos todas las normas más o menos establecidas en el contacto con las personas.

Yo siempre digo que las Redes Sociales son como la vida real, tratan de ser un reflejo de las relaciones presenciales solo que permiten hacerlo de forma online y con personas a las que quizá nunca veas en persona. Esto quiere decir que se deben seguir una serie de pasos y acciones que muchos obvian por el “anonimato” de la red.
Sabes que me gustan los ejemplos, imagínate que por la calle las personas fuéramos vestidas con colores según la profesión. Elijo el morado para los RRHH. ;-) Y tú estás paseando en tu ciudad y cada vez que te cruzas con alguien de morado le abordas. En ocasiones hasta equivocándote al escribir su nombre o diciéndole un Me gustaría añadirte a mi red profesional, le sueltas que buscas empleo y le metes el CV en la cartera o bolso que lleve. ¿Brusco no? Pues lo mismo sucede en LinkedIn.
Otro ejemplo son los grupos y debates, dónde el símil con la vida real, sería irte a la plaza o bar más concurrido por las personas vestidas de morado de esa ciudad y comenzar a gritar que buscas trabajo y a  lanzar tarjetas de visita (enviar el enlace de tu CV) a todo el mundo. Nuevamente extraño, ¿no?
Otro modo de contacto muy habitual en LinkedIn o por email, tendría como similitud, el entregar cartas con tu CV a 10, 20 o 30 personas de morado con las que nunca has hablado y además en la carta aparecen las direcciones de todas ellas y te diriges con un a quién corresponda o interese. Súper eficaz, ¿a qué sí? (modo irónico activado) Por eso las marcas “pierden el tiempo” al enviarte la publicidad personalizada.

¿Y Cómo me relaciono con los contactos en LinkedIn?
Muy sencillo, como lo harías en la vida real. Buscas un grupo común o algunos debates o artículos que haya enviado la persona. Comentas en los grupos y debates que opine esa persona. Recomiendas sus debates y los compartes. Y a los pocos días de estar haciendo eso, envías la solicitud de contacto explicando de qué la conoces y si hay suerte aceptará, sino, tendrás que seguir más tiempo con los debates, etc.
En LinkedIn, para contactar con alguien, en principio debes tener alguna relación con esa persona, haber trabajado juntos, estudiado en el mismo lugar, etc. Si no es así, te permite contactar si compartes grupo con esa persona o si alguien que si la tiene en sus contactos os presenta.
Ahora bien, LinkedIn te permite saltarte esa “norma para relacionarse con otros” y puedes mentir. Yo he perdido la cuenta de las empresas en las que “he trabajado” o en los lugares que “he estudiado” y bueno ya la cantidad de “negocios que he hecho” con otras personas ni te cuento… Volviendo al ejemplo de la vida real, sería como si al acercarte a alguien de morado le dices que os conocéis del trabajo o escuela X, tras el breve esfuerzo inicial para confirmar que no te conoce ¿qué crees que pensará?
Yo acepto a todo el mundo, pero asumo las consecuencias ya que por norma general quien contacta conmigo es para recibir las actualizaciones del blog o preguntarme cosas sobre la mejora del CV. Es por este motivo que lo hago y soy consciente de las consecuencias pues no será la primera vez ni la última que tengo que eliminar a alguien de mis contactos por enviarme publicidad continuamente.
Para contactar con las personas que te interese, sobre todo si quieres hacerlo bien, requiere su tiempo. Mirar que grupos tiene (si no están ocultos) y unirte a ellos. Opinar en los debates que opina esa persona. Si se es muy impaciente, puedes darle a contactar mencionando al menos que compartís grupo y dirigiéndote a esa única persona y por su nombre, nada de busco empleo, el primer objetivo debe ser simplemente estar en contacto.
Si acepta el contacto, agradécele que lo acepte, pues ha respondido, aunque normalmente no se responde a este segundo mensaje que envías, es positivo que lo envíes.
El éxito en LinkedIn es a medio-largo plazo y para ello debes compartir contenido en los grupos relevantes para tu profesión y enviar mensajes personalizados a tus contactos según sus intereses
reflejados en su perfil o basándote en los grupos que visita.
No esperes recibir respuesta enseguida, pues muchas veces no depende de tus mensajes, ya que quizá no tengan ninguna vacante. Estás sembrando y algún día recogerás. Cuando has estado interactuando con esta persona durante un tiempo (semanas), puedes decirle que puesto que es de RRHH y del sector X si te haría el favor de tener en cuenta tu CV para su empresa o para entregárselo a algún conocido que si pueda necesitar a alguien de tu perfil.
Un inciso, no puedes empezar a enviar mensajes con contenido cada día a esa persona. Hay que ir con prudencia, un primer mensaje y esperas a ver si hay respuesta. Si la hay a los dos días de su respuesta envías otro (a no ser que te pida que no le envíes artículos ni información). Siempre siendo correcto y diciendo que has encontrado algo que crees puede interesarle y por eso se lo envías. Si no te responde, puedes enviarle otro a la semana del primer envío.
Debes tener en cuenta que no todo el mundo utiliza las redes sociales del mismo modo. Hay personas que ven diariamente LinkedIn y otras una vez a la semana o una vez al mes… Sabrás si interactúa mucho si puedes acceder a sus actualizaciones. Si pasa mucho tiempo y aun así no acepta tu solicitud de contacto, no tiene por qué ser por ti o por tu perfil, pues seguramente esa persona cumple a raja tabla lo que a todos nos han dicho en alguna ocasión: “no hables con extraños”, en ese caso, deja de insistir y busca a otra. ;-)
Para resumir, la clave de los contactos de LinkedIn está en la constancia, paciencia, prudencia en el envío, atención al detalle y hacer uso de las normas no escritas para relacionarse.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario