jueves, 26 de febrero de 2015

PERSPECTIVAS DE EMPLEO 2015 ( 2 )

Si estás buscando trabajo, esperamos que esta infografía pueda ayudarte a la hora de decidir en que sectores podrías centrar tus esfuerzos, pues te muestra que actividades se prevee que tengan un mejor comportamiento en cuanto a contratación,  y que competencias o habilidades has de mejorar o reforzar para conseguir distinguirte del resto de candidatos

20 empresas del sector industrial que crearán empleo.

Aquí os dejamos las empresas del sector industrial que han manifestado, en sus planes para 2015, la intención de reforzar sus plantillas.







SECTOR INDUSTRIA


Aumentará su producción un 40% este año. Para asumir 
esta carga de trabajo espera crear cerca de 800 empleos.

En marzo, la fábrica de 
Palencia habrá ampliado su plantilla en 800 persona,
por la llegada del Kadjar.

La multinacional ha incorporado a 686 eventuales y a otros 170 trabajadores en lo que va de año.

El fabricante de componentes para la industria de la 
automoción prevé aumentar
su plantilla un 5% 
en 2015.

Crecerá en Aragón, Valencia
y Castilla y León.

El grupo de construcción, servicios y energía, prevé incrementar su plantilla 
entre el 1,75% y el 2%.  

El holding sevillano prevé incorporar 500 personas.

Incorporará 60 trabajadores. La compañía 
necesita ingenieros y gestores de proyectos.

En el grupo ISTA estiman la creación de 150 nuevos puestos de trabajo a lo largo de 2015.

Prevé un comportamiento similar al de años anteriores, sus plantillas han tenido alzas anuales cercanas al 4%. 

Audax prevé contratar a 30 personas para su sede.

Prevé 45 empleos nuevos para crecer en el exterior. Busca  oportunidades en Latinoamérica y en Europa.
Incorporación de 200 ingenieros y técnicos, además el grupo mueve unos 600 contratos por obra para oficios como soldadores.

La alemana Hartmann creará 200 empleos este año
ampliará su producción en Barcelona.

El grupo pone en marcha las minas andaluzas de Sotiel y Magdalena que darán empleo a 270 personas.

‘Renace’ con 400 trabajadores. La plantilla irá dimensionándose desde los
200 empleados actuales hasta los 400

Inaugurará este año una planta de producción en Rubí y generará 40 nuevos puestos de trabajo.

También creará 400 puestos
en el exterior, la mayoría para arquitectos, ingenieros y químicos.


Prevé fabricar este año 15000 vehículos más y a principios de año contrató 150 trabajadores a través de ETT.

Uriach refuerza sus fábricas 
de Palau-Solità y Sant Fos
y prevé crear unos 50
puestos de trabajo.
20 empresas del sector industria que generarán empleo en 2015


jueves, 19 de febrero de 2015

Unidad de competencia: ¿qué es y cómo acredito que la tengo?

En muchos sitios piden ya un certificado de profesionalidad. Los certificados garantizan que tienes formación o experiencia sobre una unidad de competencia. Pero ¿en qué consiste una unidad de competencia y cómo es el proceso para acreditarla?

Para definir una profesión, hay que pormenorizar las tareas que conlleva. El Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales las detalla de una manera oficial y les da ese nombre tan oficial también: unidades de competencia. Si eres cocinero/a, tendrás que saber hacer un menú, comprar la materia prima, cocinar con pulcritud, presentar el plato en condiciones y saber cómo conservar la comida. El Catálogo Nacional llama a la tarea de ser un cocinero limpio, por ejemplo, “actuar bajo normas de seguridad, higiene y protección ambiental en hostelería”.

Las tareas se dividen en habilidades que deben ser evaluadas, en el caso de acreditación por la experiencia, o bien enseñadas, en el caso de acreditación por formación. Es lo que se denomina realizaciones profesionales y criterios de realización, y también están descritos de manera oficial. Si seguimos con el caso del cocinero/a, el lavar todos los días el delantal y fregar los cuchillos son criterios de realización que permiten decir si tienes una de las realizaciones profesionales en las que se divide la unidad de competencia: la de ser aseado con el material y con tu persona. Tal como te imaginas, están redactadas con un lenguaje mucho más burocrático.
Acreditarse mediante formación

Para conseguir acreditación con formación, tienes que cursar el módulo profesional que te interese en un centro público o privado que otorgue el título oficial al término de los estudios. Los módulos acreditan varias unidades de competencia, que son las que definen una profesión, traducido al nombre oficial: una cualificación profesional.

Pero también te puede interesar acreditar una sola unidad de competencia. Para ello, hay cursos de mucha menor duración. La titulación oficial al término de los estudios será el certificado de profesionalidad de esa unidad.
Acreditarse mediante experiencia

La acreditación mediante la experiencia está sujeta a una convocatoria oficial. Esa convocatoria la puede solicitar una entidad pública, como el gobierno de una comunidad, o bien una entidad privada, como una multinacional que necesita acreditar a parte de sus trabajadores.

El procedimiento consiste en pasar una fase en la que te orientan sobre el proceso, otra fase en la que te asesoran para definir de una manera oficial tu experiencia en cuanto a esa tarea o unidad de competencia y una última fase en la que evalúan la práctica y conocimientos que posees en relación con ella.

Si te estás planteando completar tu currículum y añadir una titulación oficial, acreditar tu experiencia puede ser un buen comienzo.

Cualificaciones profesionales: navegando por el Catálogo Nacional

En 2008 aparecieron los certificados de profesionalidad, que tienen como objetivo acreditar el conjunto de tareas que definen una profesión mediante una titulación oficial. Se trata de certificar que posees una serie de competencias profesionales, es decir, que has desempeñado funciones y dominas los conocimientos necesarios para llevar a cabo una determinada labor profesional.

Si reúnes cierto número de competencias profesionales, entonces puedes cumplir con los requisitos para acreditar toda una unidad de competencia. La unidad de competencia es lo mínimo que te acreditan, se trata de una acreditación parcial. La acreditación “completa” la obtendrás cuando certifiques todas las unidades de competencia en las que se divide una cualificación profesional.

Pero ¿qué es una cualificación profesional? Bien, vamos a explicarlo haciendo el recorrido inverso: una cualificación profesional se divide en una serie de unidades de competencia y estas, a su vez, se dividen en un número de competencias profesionales.

Para que lo veas todavía más claro, te proponemos que navegues por el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales (CNCP). Ve a la familia profesional en la que se engloba tu actividad laboral: observarás un listado con todas cualificaciones profesionales. Están divididas en niveles, según la complejidad que suponen las tareas definidas:

    Nivel 1. Las técnicas y procedimientos son muy concretos y repetitivos, y están sujetos a supervisión. Se corresponde con los programas de calificación profesional inicial.
    Nivel 2. Las técnicas y procedimientos son más complejos y requieren mayor autonomía. Se corresponde ciclos formativos de grado medio y certificados de profesionalidad de este nivel.
    Nivel 3. Elaboración de las técnicas o procedimientos y coordinación de grupos de trabajo. Se aplica a los ciclos formativos de grado superior y a los certificados de profesionalidad de este nivel.
    Niveles 4 y 5. Se corresponde con titulaciones superiores y no están contemplados en el Catálogo.

Continuemos con el listado de cualificaciones profesionales en las que se divide la familia profesional. A la derecha verás los iconos que enlazan con archivos en formato pdf. Se trata de la descripción oficial detallada de las unidades de competencia en las que se divide la cualificación profesional que has elegido. En concreto, se describen las realizaciones profesionales y criterios de realización que hay que cumplir para que se te acredite cada una de las unidades. Es sorprendente lo bien representadas que están las tareas que se realizan a diario.

Por último, en este mismo documento, se definen los módulos formativos que se deben cursar si se quiere acreditar oficialmente una unidad de competencia. Hay que recordar que una unidad de competencia se puede acreditar mediante nuestra experiencia laboral o bien mediante la formación que hemos adquirido. Si queremos acreditarnos con nuestra experiencia, tenemos que inscribirnos en un procedimiento de reconocimiento de las competencias profesionales. Estos procedimientos los convoca cada comunidad autónoma y suelen estar anunciados (si existe convocatoria) en la página oficial de servicios de empleo de cada comunidad.

Para acreditar las unidades de competencia mediante formación, podemos hacer uno de los cursos que ofrecen los centros autorizados. La acreditación que obtengamos tendrá carácter oficial y validez en todo el territorio nacional. La expide el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y los órganos competentes de las comunidades autónomas. Mira una imagen del título que recibirías si cursaras esta formación:

















Si quieres profundizar en el tema, estos enlaces te servirán de ayuda:

    Sección “Formación para el empleo” del portal del Servicio Público de Empleo Estatal.
    Página oficial del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL).
    Glosario del INCUAL para familiarizarte con términos como “competencia profesional”, “unidad de competencia”, “realización profesional” o “criterios de evaluación”.

Y no dejes de visitar la página oficial de los servicios de empleo de tu comunidad para estar al tanto de las convocatorias que se van publicando.

domingo, 15 de febrero de 2015

Salir del pozo del desempleo

“No podemos evitar el viento, pero podemos aprender a construir molinos”. Con este precioso proverbio holandés, inicia la escritora Louma Sader el prólogo del libro,“Secretos para encontrar el mejor empleo”.
Es posible que muchos de vosotros o de vuestro entorno no hayáis podido hacer nada para evitar caer en el pozo del desempleo. Que circunstancias ajenas a vuestra competencia e intereses como la deslocalización y el propio viento de la crisis hayan sido el motor que os hayan arrastrado a perder el trabajo… espero que esta situación no se haya llevado “algo más” de vosotros y de vuestra identidad como personas.
  Quedarse sin trabajo cambia bruscamente nuestra vida cotidiana, provocando a menudo desconcierto e inseguridad. A la larga, además, puede acabar por sumergirnos en el desánimo.

Pese a ello, este momento debe vivirse como una etapa de cambio y desarrollo en la cual debemos adaptarnos a una nueva realidad y comenzar a trabajar para cambiarla.

Este momento requerirá esfuerzo, paciencia, flexibilidad, activar contactos y analizar nuestro pasado profesional de manera exhaustiva y sincera.

Más allá, será fundamental mantener un estado de ánimo optimista, factor clave para detectar y aprovechar las oportunidades que se te presenten.

Con el fin de gestionar nuestras emociones podemos recurrir al coaching personal, acudir a sesiones de motivación o algo tan sencillo como dialogar con amigos, familiares...

Debemos ponernos en forma física y emocionalmente, aumentar nuestra energía, y prepararnos para la búsqueda.

Hay muchas cosas que hacer: un merecido descanso, reflexionar sobre tu trayectoria, mirar al futuro, investigar el mercado, dar voces, actualizar CVs y perfiles online, recopilar información el mercado laboral, quizás formarse, viajar, aprovechar para hacer todas esas cosas que no pudiste hacer, buscar ofertas sin descanso, analizarlas, volver a revisar tu CV, hacer otro, estar con los tuyos, hacer deporte, leer...

Ánimo, no es un camino fácil, pero si lo afrontas con la actitud adecuada estará lleno de descubrimientos.

Al otro lado, te espera una oportunidad para ganarte la vida y ser feliz.

Los valores antes que los intereses 

Tus valores, aquello que es precioso para ti, eso que te hace distinto y mejor como persona, debes preservarlo. Y si en algún momento a la hora de buscar trabajo, o en cualquier otra circunstancia, alguien te pide que renuncies a algunos de ellos y tus intereses pasan por delante cuando decidas, ¡que tu decisión tenga carácter provisional!

Mantente en forma, preserva tu integridad psíquica

Sólo tus verdaderos valores te permitirán mantener tu autoestima, así que llévalos dentro y pegados a ti, latentes, que puedas verlos y sentirlos como un signo de autenticidad que te va a permitir mantenerte fiel a ti mismo y preservar tu integridad psicológica.
Sólo si mantienes tus valores, aunque provisionalmente puedan estar dormidos, serás tú mismo y éstos te darán la fuerza y la motivación necesarias que te van a permitir, antes que después, salir del pozo del desempleo.

¿Buscar un empleo o emprender?

No son solo desempleados los que deciden emprender, sino que cada vez hay más personas con trabajo estable que lo dejan todo para establecerse por su cuenta, ya sea por tener más flexibilidad horaria o para aprovechar oportunidades de negocio que hayan detectado.
La necesidad obliga. Por eso en época de crisis son muchos los parados que, tras buscar empleo sin éxito, deciden montar su propio negocio. Pero hay otro grupo - mucho más minoritario pero en fase de aumento - que, a pesar de tener trabajo, ha decidido dejar un empleo estable en plena etapa de vacas flacas para cumplir su sueño de emprender.
Aprendizaje y desarrollo

La teoría es una cosa y la práctica otra. Por mucho que se aprenda en la universidad, no se conocen el funcionamiento de un sector y cómo se gestiona una empresa hasta que se entra a formar parte de una.

Trabajar en una compañía antes de emprender te permitirá aprender a realizar de verdad las tareas, desarrollar habilidades que no se enseñan en un aula y conocer los entresijos del mundo corporativo y del sector.

Por supuesto, cuanto más duro trabajes y más muestres tu buena disposición y valía, más peldaños subirás en la organización y podrás desarrollar otras facetas que van a ser necesarias cuando pongas en marcha tu propia compañía: gestión de personas, habilidades comerciales, gestión de proveedores…

Hacer contactos

Tus compañeros de universidad y amigos de la infancia no son los contactos que necesitarás para desarrollar tu startup.

Trabajar previamente en una compañía del sector en el que quieras emprender te dará la oportunidad de conocer a personas que te podrán ayudar en tu posterior etapa profesional. Desde potenciales clientes, a futuros socios y proveedores, tendrás acceso a personas que pueden serte útiles en el futuro.

Reputación

No sólo se trata de construirte una reputación, que también es un aspecto que tendrás que desarrollar: ser reconocido como un profesional de valía y que trabaja de manera excepcional, sino también saber identificar al resto de personas.

No sólo podrás conocer de boca de los demás la reputación de otras personas, aprenderás a identificar a las profesionales con los que quieres trabajar, aquellos que valen y aquellos que se aprovechan del trabajo de los demás, y saber quiénes quieres que formen parte de tu equipo y quiénes no.

Ahorrar

Cuando se tiene 20 años es difícil contar con el dinero suficiente para poder realizar la inversión necesaria para emprender. Si se decide dar este paso, y no se quiere o no se puede contar con la ayuda financiera de familiares y amigos, tener una nómina a fin de mes es la mejor forma de conseguir los recursos.

Eso sí, cada céntimo que se gane se tiene que destinar al futuro proyecto empresarial.

Además, tener una nómina y un historial financiero intachable es uno de los requisitos imprescindibles para que cualquier entidad financiera conceda un crédito a un futuro emprendedor.


sábado, 14 de febrero de 2015

Informe sobre RedesSociales y Mercado de Trabajo en España

Ha tenido lugar, la presentación de la tercera edición del informe Infoempleo-Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España. 

El informe trata de analizar el impacto que estas herramientas están teniendo, tanto entre los profesionales de recursos humanos como entre los candidatos que buscan empleo. 

La presentación ha corrido a cargo de Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo.com, e Iria Vázquea-Palacios, directora de Servicio y Calidad de Adecco. Ambos han estado de acuerdo en una idea clave: el papel que juegan las Redes Sociales como canal de comunicación entre empresas y usuarios es cada vez más importante.


Los datos claves

Candidatos:

  • El 76% de los candidatos, un 26% más que en el 2011, reconoce haber buscado empleo en las Redes Sociales.
  • Durante los últimos años, la evolución de los candidatos que se han inscrito en una oferta de empleo que han conocido a través de las Redes Sociales ha aumentado un 30% respecto al 2011, alcanzando el 73% en este último año.
  • Los portales de empleo se mantienen como la primera opción a la que acuden los candidatos que están en búsqueda activa de empleo en España. Casi el 75% de los encuestados recurre siempre a ellos, y el 25% los consulta ocasionalmente. Las Redes Sociales afianzan su papel como intermediarias en la búsqueda de empleo, siendo consultadas por el 82% de los entrevistados para este Estudio.
  • Los canales convencionales más utilizados por los usuarios para encontrar empleo han encontrado en las Redes Sociales a su aliado perfecto. Así lo afirman 6 de cada 10 encuestados, que las consideran una alternativa interesante para la búsqueda de un puesto de trabajo. Además, el 66% también cree que las empresas están utilizando las RRSS para reclutar talento.
  • En referencia a la red social con más usuarios activos, Facebook vuelve a ocupar la primera plaza, con un 88%; seguida de YouTube, con un 76%; LinkedIn, con un 70%; y Twitter, con el 54% de usuarios activos. Entre los principales motivos por los que los encuestados han decidido abrirse un perfil, o varios, en estas redes son el contacto de amigos o familiares (un 86% así lo asegura), la posibilidad de encontrar oportunidades de empleo (lo afirma el 77%, un 10% más que en 2011), encontrar y mantener contactos profesionales (75%) y conocer las últimas oportunidades de su ámbito profesional (73%).
  • LinkedIn revalida su lugar como la red social más idónea para encontrar empleo, acercándose al 80% de aceptación entre los candidatos. Le siguen, aunque a mucha distancia, Facebook (46%) y Twitter (37%). LinkedIn es también la red social predilecta donde comunicar que se está en búsqueda activa de empleo, con un 64%.

Profesionales de RRHH:

  • Durante el último año, 7 de cada 10 empresas han utilizado este medio para reclutar talento (un 69%)frente al 49% que lo hizo en 2011.
  • El 76% de las empresas encuestadas ratifica que el candidato activo en redes sociales tiene más oportunidades laborales que el inactivo. Es importante saber utilizar correctamente estas herramientas, pues el 33% de las empresas asegura haber rechazado a un candidato por este motivo. 
  • Los perfiles en redes sociales más consultados por parte de los profesionales de RRHH son LinkedIn, en primer lugar con un 78%; seguido de Facebook, con un 67%, y Twitter, con un 41%.
  • A pesar de la importancia que se concede a las redes sociales, el 68% de los encuestados no cree que el reclutamiento en RRSS supla otras formas de reclutamiento. De cara al futuro, los profesionales consideran que se seguirán usando los medios que les están dando actualmente mejores resultados: los portales web de empleo y las webs corporativas, añadiendo las redes sociales como un complemento.