martes, 14 de abril de 2015

Realizar prácticas en una empresa

Las prácticas profesionales para los recién graduados son hoy en día un factor clave para la inserción laboral. Hace unos años, una gran cantidad de personas rehusaba esta opción ya que era una vía que rara vez ofrecía una remuneración
En la actualidad, la situación ha cambiado. Acceder al mercado laboral es una tarea ardua para cualquier candidato recién salido de la universidad,
con lo que las prácticas pueden suponer una primera y decisiva toma de contacto. Con esa experiencia, uno descubre si sus expectativas eran ciertas, a la vez que va adquiriendo las competencias necesarias para acceder a un puesto junior. Así pues, es importante valorar adecuadamente esta propuesta, ya que puede definir nuestra futura carrera.
A la hora de ponerse a buscar es necesario ser flexible ya que hay que valorar todas las opciones posibles y esto probablemente conlleve un cambio de residencia durante el periodo de prácticas. 
Es primordial realizar un análisis para conocer en qué ciudades existen más puestos de trabajo en torno a nuestra industria o especialización y valorar qué oportunidades nos ofrecen o si se adaptan a nuestros requerimientos personales. Y si decidimos realizar estas prácticas en el extranjero, hemos de tener algún aspecto más en cuenta. Es importante, por ejemplo, elegir un lugar en el que, en caso de no conocer su idioma nativo, sí que tengamos la conciencia de hacernos con él para que no se nos vaya a hacer muy cuesta arriba. 
Por otro lado, también es interesante tener en cuenta el coste de la vida allá donde decidamos ir y el salario aproximado.
La carta de presentación para unas prácticas profesionales tiene el mismo objetivo que la carta de presentación tradicional, con la diferencia de que el candidato no se presenta para un puesto de empleo, sino para cubrir una plaza en prácticas, es decir, para realizar en la empresa un periodo formativo y adquirir experiencia profesional. Durante su formación o al terminarla, los estudiantes tienen la posibilidad de realizar prácticas profesionales en empresa, lo que les permite poner en práctica sus conocimientos y adquirir experiencia profesional en un puesto similar al que esperan encontrar en un futuro.
En ocasiones, la asignación entre estudiantes y empresas se realiza de forma directa o con el centro formativo como intermediario, pero en otros casos los estudiantes deben o pueden buscar ellos mismos una empresa donde realizar sus prácticas, por lo que el proceso tiene similitudes con el de búsqueda de empleo. La carta de presentación en este caso tiene algunas particularidades:
  • Comienza comentando tu situación y dejando claro que eres un estudiante en busca de prácticas profesionales y no un candidato a una oferta de empleo.
  • Si no sabes si la empresa participa ya en programas de prácticas, dedica unas líneas a citar las ventajas de acoger a estudiantes: gente joven y activa, con ideas frescas y ganas de aprender y poner en práctica conocimientos…
  • Explica por qué eres un buen candidato. Muéstrate interesado por la empresa y con ganas de aprender de sus empleados, pero hazles ver que tú también tienes mucho que aportar.
  • Aclara tus condiciones: periodo y horario para realizar las prácticas, si deben ser remuneradas o no…
  • Termina tu carta llamando a la acción: consigue una reunión o entrevista, muéstrate interesado en conocerlos en persona.

Dónde buscar
Siguiendo con los consejos para prácticas laborales, llamar a varias puertas siempre nos puede ayudar. Utilizar todos los contactos posibles para encontrar empresas que necesiten personal e incluso hablar con profesores de confianza. Y es que los docentes suelen tener información valiosa en ese sentido ya que aunque no conozcan ninguna oferta concreta nos pueden orientar y recomendar empresas determinadas que se ajusten a nuestro perfil para probar incluso con una "propuesta en frío".
Si encuentras una compañía en la que te gustaría trabajar puedes ponerte en contacto con ellos y proponerles tú mismo unas prácticas en el departamento que te interesa. En caso de que se te brinde la ocasión de explicar tu propuesta y, aunque parezca evidente, es muy importante no descuidar ningún aspecto durante tu entrevista ya que el principal objetivo es demostrar que estarían perdiendo una gran oportunidad rechazándote.
El tema de la remuneración
En cuanto a la remuneración, es probable que entrando por esta vía se traten de unas prácticas sin sueldo, pero pueden ser interesantes si se escoge bien la empresa y supone un punto clave para tu formación. Y es que cualquier método es bueno para entrar en el sitio adecuado teniendo en cuenta que si hacemos bien nuestro trabajo y nos gusta lo que hemos escogido, es posible que cuando la compañía necesite capital humano recurra a alguien joven y que ya conoce. Asimismo, no es necesario obsesionarse con la remuneración, sino valorar las posibilidades de crecimiento que se ofrecen. Existiendo posibilidades de crecimiento y ya una vez en la empresa, gran parte del éxito depende de nosotros
Por otro lado, a pesar de que todos partimos de un perfil definido, no está de más explorar otras disciplinas. Si, por ejemplo, somos becarios de deportes en una emisora de radio pero nos proponen hacer un boletín, hay que responder que sí. El interés, las ganas de aprender y la disposición son tan importantes como el propio talento y nos pueden abrir puertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario