miércoles, 13 de enero de 2016

3 hábitos para poner la suerte de tu lado


suerteTodos conocemos personas que, con similares capacidades y los mismos recursos, alcanzan resultados muy distintos. Lo más fácil es no analizar la situación y, simplemente, achacar el éxito a la suerte.
Por descontado que la suerte existe. Siempre hay circunstancias y sucesos que, por mera casualidad, nos favorecen o nos perjudican. Pero también es muy real que, cuando somos capaces de controlar los aspectos que nos rodean, nuestras acciones son mucho más determinantes que el puro azar.
Efectivamente, se trata de tener control sobre nuestras acciones, sobre nuestro tiempo; o dicho de otra manera, hacer lo que nos propongamos. Para ello, ‘simplemente’ instauremos en nuestras vidas, estos 3 propósitos:

¹ Céntrate en un objetivo.

Aunque puedas llegar a ser una ‘persona multitarea’, para ser adecuadamente productivo, debes centrarte sólo en una. Concéntrate en un único objetivo,  y desarrolla toda tu capacidad para alcanzarlo.
  • Debes creer en ese objetivo. Si es tuyo y no impuesto, si para ti es importante, si estás motivado… te será más fácil recorrer el camino hasta obtenerlo.
  • No te pierdas en los detalles. Seguramente irán apareciendo pequeñas piedras en el camino que tendrás que resolver: hazlo, pero nunca olvides lo que realmente persigues.
(Por ejemplo, si tu objetivo es aprobar unas oposiciones, en eso debes centrar tu esfuerzo. Además, será mucho mejor si optas por las que más te interesan).

² Tomar conciencia de tus limitaciones.

Analiza tus capacidades para descubrir tus limitaciones; de ese modo, aprovecharás mejor tu potencial. Además, una vez que conoces tus puntos débiles, debes esforzarte para corregirlos.
(Por ejemplo, si buscas un trabajo donde se exige el conocimiento de otros idiomas, debes ser consciente de tu nivel y centrarte en esas ofertas; pero a la vez, debes mejorar en los idiomas que no dominas).

³ Consigue un ambiente positivo. 

Cuando todo y todos los que te rodean emanan positividad y aliento para que consigas tu meta, sin duda estarás más motivado y te será más fácil llevar a cabo el esfuerzo necesario. Intenta evitar o haz que cambien de opinión aquellas personas negativas que minan tu motivación y tu autoestima.
(Por ejemplo, si quieres hacer un curso y las personas que te rodean consideran que eso es una pérdida de tiempo, seguramente el esfuerzo que debes realizar será mucho mayor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario