sábado, 26 de mayo de 2018

La inteligencia emocional en la entrevista de trabajo


Desde hace unos años, este concepto se abre paso en los procesos de selección.

La inteligencia emocional (IE) agrupa al conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.
Desde hace unos años, este concepto se abre paso entre los seleccionadores. No sólo buscan gente con la formación necesaria para el trabajo, quieren personas con alto grado de inteligencia emocional. Por ello, en las entrevistas, te puedes encontrar con preguntas que directamente tratan de evaluar tu inteligencia emocional o que, en su conjunto, ayudan a valorarla. Así, te puedes encontrar cuestiones como:
  • ¿Qué actividades te pueden llegar a entusiasmar?
  • ¿Cuáles son dos de tus hábitos personales que hacen que “funciones” bien?
  • ¿Cómo te sientes al recibir ayuda de los demás?
Con más razón si te enfrentas a una entrevista que persigue conocer tu IE, pero también como manera de lograr el éxito en cualquier entrevista de trabajo, hay algunos conceptos que debes tener en cuenta:
  1. HONESTIDAD: Como sabrás, hay que adaptar el CV a la oferta de trabajo. Sin embargo, esto no supone mentir, si no resaltar aquello que resulta más interesante para el puesto concreto. Si eres una persona nerviosa, falsear un CV conlleva más intranquilidad de la habitual y, por supuesto, el tener que hablar sobre datos inventados, conlleva mayor inseguridad a la hora de expresarte.
  2. AUTOCONTROL: Aquí hace referencia a la adecuada gestión de las emociones, tratar de controlar nuestras reacciones en todo momento, con tranquilidad y confianza en ti mismo. Por supuesto, esto es más fácil para unas personas que para otras; pero no olvides que se puede ensayar y aprender.
  3. NO HACER COMENTARIOS INPROPIADOS:  Nunca infravalores o menosprecies algo de tu formación, de tus experiencias laborales y, por supuesto, no juzgues el trabajo de otros compañeros y mucho menos de jefes anteriores.
  4. OPTIMISMO: Intenta dar en cada respuesta una visión positiva. Ten presente que si una empresa puede elegir, preferirá siempre a alguien optimista a un empleado pesimista.
  5. EMPATÍA: Normalmente, el entrevistador, salvo quizás las preguntas iniciales, no te hará preguntas que no tengan un objetivo. Por ello, trata de ponerte en su lugar: antes de la entrevista, trata de analizar qué tipo de empleado buscan, qué es lo que la empresa necesita y qué preguntas harías tú para encontrar a la persona adecuada.
Por último unos consejos:
  • Enfréntate a cada entrevista como LA MÁS IMPORTANTE DE TU VIDA, que no parezca que es una más de las tantas que has hecho en los últimos días.
  • NO MIENTAS en el currículum; muchos seleccionadores suelen preguntar, a lo largo de la entrevista, varias veces por el mismo dato. Si llegan a considerar que estás inventado algo, eso invalidará todo el proceso.
  •  No te apresures en contestar a cada pregunta. Escúchala bien, analízala, estructura tu respuesta y dala. Ese proceso denota AUTOCONTROL y te evitará muchos errores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario